Borrar
Basura fuera del contenedor en una de las plantas. L.G.
¿Por qué huele tan mal en el hospital?

¿Por qué huele tan mal en el hospital?

En el complejo niegan las quejas de algunos profesionales por bolsas apiladas en las plantas fuera de los contenedores

M.H.

Jueves, 16 de mayo 2024, 18:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El supuesto mal olor provocado por bolsas de basura hacinadas en varias plantas del Hospital de Salamanca ha llevado la polémica al centro sanitario.

Las críticas parten principalmente del personal sanitario y de algunas familias. Según relatan los propios profesionales, el problema lleva ocurriendo ya algún tiempo, concretamente desde que se instalaron contenedores más grandes para almacenar las bolsas con pañales y otros desechos. Tal y como explican, el olor «es nauseabundo» y es algo por lo que también han recibido quejas de familiares que se dirigen al personal de enfermería preguntando «¿De dónde sale ese olor a caca?». El personal dice que los servicios de limpieza acuden a retirar la basura de los contenedores cada ocho horas, por lo que a veces están llenos y las bolsas tienen que situarse fuera del recipiente, con el consiguiente mal olor que a su juicio llega a los pasillos e incluso a las habitaciones más cercanas a las salas en las que se encuentran los contenedores, que se sitúan al principio de cada una de las plantas del nuevo hospital salmantino.

Desde el Complejo Hospitalario niegan la mayor. Explican que no existe tal polémica y que no se ha recibido ninguna queja por este motivo por parte de las familias de los pacientes ingresados. «Los olores se pueden producir en momentos puntuales, concretamente cuando el personal de limpieza abre el contenedor para sacar las bolsas y allí las únicas personas que pueden padecer el olor son las del Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE) que se encuentre en esa planta». De la misma manera, relatan que en los últimos tiempos precisamente se han puesto estos «contenedores sellados» para evitar que el olor salga del recipiente, al tiempo que se han puesto puertas automáticas a las salas para que precisamente no queden abiertas y puedan molestar a los profesionales sanitarios y a las familias de los pacientes. En cuanto a la recogida, explica que «se realiza más de tres veces al día» y dudan de la credibilidad de las críticas vertidas por algunos profesionales que «avivan la polémica».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios