Borrar
A la izquierda, Policarpo Díaz junto a los párrocos de la Purisima M.V.
El sacerdote víctima de abusos: «Quedé marcado por un trauma que me hizo y me hace sufrir mucho»

El sacerdote víctima de abusos: «Quedé marcado por un trauma que me hizo y me hace sufrir mucho»

Más de 200 personas se congregaron para escuchar a Policarpo Díaz, que volvía a su parroquia tras varios meses alejado por el caso de abusos sexuales de los que fue víctima | Díaz ha explicado que los abusos, llevados a cabo por el cura de su parroquia, se alargaron 10 años

L. G.

Salamanca

Jueves, 31 de agosto 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Queridos hermanos. He preparado mucho estas palabras. Me presento frágil, enfermo del alma y muy vulnerable«. Así comenzaba el sacerdote Policarpo Díaz su versión ante los más de 200 fieles que han acudido a respaldar y escuchar las explicaciones, tras denunciar abusos en su juventud por parte de otro compañero sacerdote que destapó LA GACETA.

Unas explicaciones en las que ha confirmado que esos abusos sexuales, llevados a cabo por el cura de su parroquia, que duraron 10 años y que acabaron en 1991: «Quedé marcado por un trauma que me hizo y me hace sufrir mucho».

También ha explicado en que momento explotó: «Fue en enero de 2022 en Roma, donde fui acompañando a José Luis Retana a ver el Papa». A su vuelta, confiesa que llegó «roto»: «Debía seguir con el trabajo hecho pero sin dormir por las noches. Tenía el alma rota con taquicardias, arritmias, ansiedad, psicólogos y médicos. Empecé a contarlo y tomé la decisión de denunciar en la Pascua de 2022«.

«Le pedí permiso al obispo para ausentarme y se me concedió irme a León. Sigo concentrado en este proceso terapeutico. Debo seguir aislado de cualquier cosa para poder sanar«, ha confirmado Díaz.

«No espereis una crítica ácida. De traumas potentes. No tengo rabia, ni odio, ni pulsos a nadie«, ha explicado, añadiendo que »el tema de abusos sexuales a menores es algo extremadamente doloroso en medio de nuestra Iglesia que no hay que minimizar ni esconder. No son trampas a la Iglesia. Son tan verdad que nos salpican e implican«.

También ha tenido palabras para su sucesor: «Acoged a Jorge García como nuevo párroco. Jorge no es mi rival, ni quien me ha quitado el puesto. Ni él ha descendido, ni yo he sido desterrado. Yo he salido a petición propia«.

Y, por su puesto, ha tenido palabras para los feligreses de La Purisima. «Agradezco de haber sido testigo de 200 parejas, el bautizo de 298 niños. Ha sido un placer compartir el dolor de 182 familias en sus entierros. Hemos acompañado a más de 300 niños en la primera comunion. Y lo que no se cuenta, como las confesiones, los encuentros, los vulnerables, los enfermos que hemos ido a atender«, ha recordado.

Policarpo Díaz denunció ante la Diócesis los abusos sexuales sufridos por otro sacerdote, también salmantino, mientras que él era seminarista. Díaz entró en el Seminario de Calatrava con apenas 11 años tras abandonar su Guijuelo natal. En este contexto sería donde ocurrirían los hechos que, tras haber prescrito civilmente, la denuncia se está tramitando por la vía canónica. El sacerdote demandado tiene veinte años más que la supuesta víctima en este proceso.

Tras la denuncia, Díaz, de acuerdo con el obispo, decidió irse un año de la Diócesis, una situación que ha sido prorrogada «por un tiempo», según confirmó la Diócesis.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios