Borrar
El investigador principal, Sergio Matarraz.
Un estudio del CIC anticipa el tratamiento más eficaz en pacientes con leucemia mieloide aguda

Un estudio del CIC anticipa el tratamiento más eficaz en pacientes con leucemia mieloide aguda

Las distintas mutaciones detectadas sirven para agilizar el inicio de las terapias y de manera más atinada

Javier Hernández

Salamanca

Martes, 21 de mayo 2024, 13:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Centro de Investigación del Cáncer sigue ahondando en una de las líneas de trabajo más características de los últimos años -la detección precoz de la leucemia- y ha publicado un nuevo hallazgo que permitirá agilizar la elección del tratamiento más eficaz para cada paciente.

La última investigación -dirigida por el doctor Sergio Matarraz- ha descifrado «perfiles de expresión de proteínas en células tumorales de la leucemia mieloide aguda que permiten predecir alteraciones genéticas de importante valor pronóstico» y que prolongan la línea de investigación iniciada por el servicio de Citometría de la Universidad de Salamanca, liderado por Alberto Orfao.

El reciente trabajo, publicado por la revista Blood Cancer Journal, ha contado con la participación hasta 18 grupos de investigación nacionales e internacionales, y ha incluido a cerca de 400 pacientes diagnosticados con este tipo de leucemia.

«El estudio de multitud de proteínas en millones de células leucémicas de cada paciente ha llevado a la identificación de nuevos patrones específicos que permiten predecir en cuestión de pocas horas la presencia de mutaciones con distinto valor pronóstico y que requieren de distintas estrategias terapéuticas», apunta Matarraz.

Por ejemplo, en aquellos pacientes en los que se detecta una mutación en el gen NPM1 se sabe que van a presentar una buena respuesta a la quimioterapia, sin necesidad de aplicar otros tratamientos más agresivos. «La investigación también ha permitido predecir otras mutaciones (como FLT3-ITD) de mal pronóstico que requieren tratamientos dirigidos, más eficaces. Otro ejemplo es la predicción de la leucemia aguda promielocítica; un grupo de pacientes que, aunque generalmente responden muy bien a terapia dirigida, deben ser tratados lo antes posible ante su elevado riesgo de hemorragias severas; la predicción de la enfermedad mediante estos estudios puede ser clave para el éxito del tratamiento», argumentan.

Desde el Centro de Investigación del Cáncer se destaca el valor de contar con una posibilidad de predecir estas mutaciones genéticas de una forma rápida para «acelerar de manera notable la toma de decisiones terapéuticas, lo que puede afectar de forma muy positiva al curso clínico y supervivencia del paciente con leucemia mieloide aguda».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios