05 octubre 2022
  • Hola

Esta es la sustancia más común en los casos de sumisión química en Salamanca

Los más frecuentes son aquellos en los que el agresor aprovecha que la víctima ha bebido para actuar | Las intoxicaciones involuntarias, puntuales pero en aumento

13 ago 2022 / 20:03 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

La práctica de la sumisión química está presente cada vez más en las agresiones y delitos sexuales. En 2021, el informe del Instituto Nacional de Toxicología sobre violencia sexual constató 3.001 agresiones. En 994 de ellas se realizó un análisis de estupefacientes debido a que la víctima presentaba confusión o inconsciencia. El resultado fue positivo en el 72% de los casos, lo que se traduce en uno de cada cuatro. En esta línea, y pese a no haber datos provincializados, en Salamanca los casos de sumisión química involuntaria son poco frecuentes —aunque cada vez en aumento— y las que priman son aquellas en las que el agresor aprovecha que la víctima ha ingerido alcohol de manera voluntaria para aprovecharse de su vulnerabilidad y actuar. Los expertos lo han denominado “sumisión oportunista”.

Así lo constatan especialistas tanto de la Asociación de Ayuda a la Mujer “Plaza Mayor” de Salamanca como de Adavas. Desde la primera, indican que aunque en las últimas semanas se ha puesto el foco en los pinchazos en las discotecas, las mayoría de las afectadas en Salamanca no han sido víctimas de sumisión química involuntaria. “No quiere decir que no las haya pero no son la mayoría. Lo que más nos encontramos son casos en los que la mujer ha consumido alcohol, porque está de fiesta, y el agresor se aprovecha”. En cuanto a los casos concretos de salmantinas que han recurrido a la Asociación “Plaza Mayor” porque creen que les han echado algo en la bebida, apuntan a que lo más común es el éxtasis líquido y la ketamina.

Sin embargo, detectar estas sustancias en el cuerpo no es fácil. “Muchas veces la víctima no llega a denunciar los hechos o cuando lo hace ya ha pasado un tiempo —son tan solo unas horas— y no se detecta la sustancia en el análisis”, añaden desde Adavas. “No obstante sabemos que algo hubo porque todas ellas presentan los mismos síntomas: horas que no recuerdan absolutamente nada. Es cierto que con el alcohol se producen episodios de amnesia temporal pero estas sin embargo van más allá. También, además de las lesiones que puedan presentar, al día siguiente se encuentran mal, con vómitos y mareos”. Por ello ante cualquier sospecha se recomienda acudir inmediatamente a un hospital. “Tienen que saber que no por ello la víctima ya tiene que denunciar. Allí se van a encontrar con todo el asesoramiento necesario y luego ya ella decidirá si proseguir o no”, puntualizan.

En cuanto a la vinculación de la víctima y el agresor, en la mayoría de los casos se conocían de antes. “El grueso son personas a las que han conocido esa noche”, indican desde “Plaza Mayor”. De hecho, según los datos que maneja Adavas, en el 96% de los casos que atendieron en el primer semestre del año el agresor era una persona del entorno de la víctima: el 28% eran familiares; el 44% conocidos del barrio, pueblo, amistades y del entorno social; y el 24% pertenecían al entorno educativo o laboral.

En el primer semestre del año, según el Ministerio del Interior, se registraron en Salamanca 33 delitos contra la libertad e indemnidad sexual —uno menos que de enero a junio de 2021—. Tres fueron agresiones con penetración y las otras 30 el resto de delitos sexuales.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png