09 agosto 2020
  • Hola

El feliz retorno del deporte inclusivo en Salamanca

Tras el parón por el confinamiento y la supresión de diversos campus deportivos, la Fundación Aviva ha iniciado actividades físicas para personas con y sin discapacidad en grupos reducidos en el San Estanislao

12 jul 2020 / 19:57 H.

En los patios y canchas de baloncesto del colegio San Estanislao de Kotska han vuelto a resonar el eco de las risas, los gritos y el bote de los balones. La Fundación Aviva, que defiende los derechos y mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad, ha vuelto a la acción para contagiar de optimismo a sus usuarios y familias.

Después de un largo confinamiento con restricciones a la actividad deportiva grupal y tras la supresión de diversos campus deportivos inclusivos de verano, la Fundación Aviva, consciente de que no podía dejar a sus deportistas en casa, ha iniciado esta pasada semana sesiones físicas al aire libre, en grupos reducidos y controlados basándose en la normativa actual sanitaria. Todo ello en las instalaciones del colegio San Estanislao de Kotska con el que colabora habitualmente.

“Las personas con discapacidad tiene derecho a seguir realizando una actividad física aunque sea más controlada”, explica Eugenio Sánchez, director técnico de Aviva, que este viernes entregó los diplomas a los primeros 16 participantes, 9 de ellos niños sin discapacidad.

“Todos somos inclusión”. Es el lema que ha vuelto a poner de manifiesto Aviva, que durante las cinco mañanas de esta semana ha organizado juegos cooperativos sin contacto conjugado con técnicas de baloncesto de la mano de monitores especializados.

La experiencia ha sido de lo más positiva y todos los integrantes han vivido con especial ilusión este retorno al deporte más inclusivo. “El sedentarismo no es bueno para nadie, pero una persona con discapacidad tiene más restringidas las opciones de realizar deporte”, reconoce Eugenio Sánchez, que detalla cómo Aviva ha hecho un esfuerzo en esta pandemia por generar otras iniciativas con paseos saludables y terapéuticos que en un principio se hacían con un usuario y ahora llega a ser con dos y tres, incluyendo pequeñas “pachangas”. “Ha habido gran demanda pero los recursos son muy limitados”, admite.

La Fundación Aviva, como todas las entidades del tercer sector, también se ha visto afectada por la crisis. Durante el estado de alarma el contacto telefónico con las familias y los 56 retos lanzados en las redes sociales se han convertido en la mejor forma de insuflar ilusión y unir virtualmente a todos los que estaban en sus casas confinados.

Pese a la situación económica precaria y las medidas de seguridad e higiene que obligan a triplicar esfuerzos con recursos que no existen, Aviva reitera que no va a estar parada y seguirá luchando por mejorar el bienestar de un colectivo muy vulnerable como es el de las personas con discapacidad, readaptando y reinventando sus actividades dentro de lo que la norma les permita.

Esta semana, dos nuevos pequeños grupos de 16 jóvenes en total, junto con 4 monitores, disfrutarán de las actividades de deporte en San Estanislao de Kotska. La última semana de julio y todo agosto, las personas con discapacidad continuarán con el ocio inclusivo en las semicolonias del Ayuntamiento, marcadas por las restricciones de la “nueva normalidad”.

PALABRAS CLAVE