16 agosto 2022
  • Hola

El edificio salmantino ‘condenado’ a la ruina que entra en la Lista Roja de Patrimonio

El inmueble de la avenida de Italia, construido en 1926, se convierte en otro “punto negro” del patrimonio después de que el Ayuntamiento lleva una década litigando para que se rehabilite

24 jun 2022 / 20:07 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Hace tan solo dos semanas, la asociación sin ánimo de lucro Hispania Nostra incluyó en la Lista Roja de Patrimonio el caserón neobarroco construido hace 96 años en lo que hoy es la avenida de Italia. Este nuevo “punto negro” en la conservación de edificios de especial interés llega cuando la construcción protegida por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) ya ha sido declarada en ruina por sentencia judicial. Pese a los frustrados intentos que el Ayuntamiento lleva realizando desde 2013 para la rehabilitación de esta inmueble con catalogación estructural, una sentencia del Juzgado Contencioso-Administrativo número 2 de Salamanca declaró no conforme a derecho una resolución del entonces tercer teniente de alcalde, Fernando Rodríguez, que desestimaba la petición de los propietarios de que el deteriorado edificio se declarase en ruina. El tribunal dio así la razón a la constructora propietaria del inmueble que, si bien apuesta por una restitución tipológico del caserón, requiere antes demolerlo.

El Ayuntamiento mantiene abierta la “guerra” para evitar la demolición del inmueble y reclama su restauración

Ya en 2015, el Consistorio instó, tras una inspección técnica, a la propiedad de la finca a que con urgencia acometieran las necesarias intervenciones de restauración. Según recuerda Hispania Nostra, los titulares se limitaron a colocar una malla para evitar desprendimientos y, sin más reparación, solicitaron su declaración de ruina. Informes periciales posteriores determinaron la presencia de grietas verticales “de riesgo elevado” que recorrían los muros de la fachada; el mal estado de los acabados exteriores con “manchas de suciedad, humedades, fisuras, desprendimientos parciales”; y el deterioro de las balaustradas de hormigón con sus armaduras expuestas al aire y evidentes signos de corrosión. A pesar de que el Consistorio desestimó su petición, la constructora alegó que, al estar el edificio asentado en terreno de arcillas arenosas, resulta imprescindible reforzar la cimentación de la construcción. Ante el lamentable estado del caserón, el presupuesto estimado para su recuperación y la jurisprudencia, el juzgado determinó que la construcción sí cumple las condiciones para declararse en ruina.

Pese a ello, la administración local no se ha dado por vencida y el pasado noviembre presentó un escrito de alegaciones en el juzgado de cara a la ejecución de sentencia. En él, recalca que, al tratarse de un edificio catalogado, con protección estructural, con independencia de la declaración del estado de ruina, debe “exigir la conservación y como alternativa la rehabilitación”. Señala, en esa línea, que la restitución tipológica que pretende la propiedad implique la demolición de algunos elementos no puede suponer el “exterminio fáctico y jurídico del edificio”. El litigio, cuyo origen está en la protección que el Ayuntamiento confirió al inmueble con el anterior PGOU de 1984, sigue abierto, por lo que hasta que no haya nuevos pronunciamientos judiciales no se dará ningún paso para frenar el deterioro progresivo del caserón.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png