05 diciembre 2021
  • Hola

El duro trance de esta salmantina desempleada desde marzo: “Estuvimos 20 días sin luz, sin poder cocinar ni agua caliente”

Teresa, madre de un menor y un joven con discapacidad, se quedó sin trabajo en marzo y vive con una ayuda de 360€

17 ene 2021 / 18:24 H.
Ver Comentarios

El calvario de Teresa, nombre ficticio para no revelar su identidad, comenzó hace ya diez meses, en el mes de marzo, cuando a raíz de la pandemia el negocio de hostelería para el que trabajaba cerró sus puertas y se quedó en la calle. Sin derecho a paro y a cargo de dos hijos, uno menor de edad y otro con una discapacidad mental, la salmantina llamó a un sinfín de puertas para buscar ayuda. “Estuvimos 20 días sin luz, sin poder cocinar ni agua caliente”, lamenta.

A partir de aquel momento, su vida se convirtió un “caos”. “Me levantaba todos los días llorando. Buscaba trabajo sin parar, no salía nada y le daba mil vueltas a la cabeza para ver cómo podía solucionar esa situación”, cuenta. Sin embargo, pasaban las semanas, y todo iba a peor. “Vivía de alquiler en un piso muy viejo. Vivíamos en una habitación mis dos hijos y yo, durmiendo juntos en la misma cama. Pillamos el COVID y lo pasamos realmente mal”, dice. Pero poco a poco, el impago de las cuotas del alquiler se acumularon y la casera decidió cortarles la luz. “Estuvimos más de 20 días sin luz, sin poder cocinar y sin agua caliente. La pasé muy mal porque durante un tiempo mi hijo pequeño tenía que ir al colegio y yo quería asearle por lo que un día decidía hacerlo con agua fría. Se le puso tal dolor de cabeza que no pudo ir a clase y tuvo que estar con medicación. Lo pasé muy mal, me sentía impotente. Una madre intenta disimular esa situación pero llegó un punto que era mi propio hijo, el pequeño, el que me decía que íbamos a salir de esta”, recuerda.

No fue hasta el mes de diciembre cuando vio la luz gracias a Cruz Roja, ONG que actualmente le proporciona una ayuda de 360 euros que le ha permitido alquilar una casa para que sus hijos vivan en mejores condiciones. “Vivir sin poder cocinar, sin agua caliente... Es horrible. Con poca comida bueno, lo llevas, pero en esas condiciones es muy difícil”, reconoce la salmantina.

Es por eso que después de la situación que ha vivido, y pese a que la actual podría ser mucho mejor, asegura que estos días de frío intenso se pone mucho en la piel de aquellos que viven en la calle o en su casa tienen cortado el suministro de luz o gas por no hacer frente a las facturas. “No me quiero imaginar lo mal que lo estarán pasando, sobre todos aquellos que tengan hijos a su cargo”, concluye.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png