04 agosto 2021
  • Hola

El cáncer, más que un problema de salud para quienes lo sufren

El diagnóstico de cáncer complica la situación laboral del paciente y cada vez son más las familias que reciben ayudas económicas de la AECC

17 jun 2021 / 21:42 H.

El impacto de un diagnóstico de cáncer no sólo afecta al nivel personal y psicológico de una persona, sino que se extiende al ocio, a las relaciones sociales y también al aspecto económico y laboral. Cuando una persona es diagnosticada de cáncer su situación laboral empeora, ya que pasa a tener una incapacidad temporal o permanente, situaciones de baja... y también los familiares acompañantes también pueden perder salario por dedicarse al cuidado del paciente. Si ya de por sí el cáncer genera pobreza, esta situación se ha agravado con la crisis económica generada por la pandemia y los Ertes.

En los últimos meses, la cifra de pacientes diagnosticados de cáncer en situación de vulnerabilidad que necesitan la ayuda, no sólo psicológica sino económica, de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Salamanca ha crecido considerablemente. Así lo corroboraba ayer su presidenta, Inmaculada Cid, que presidía la mesa de la cuestación del cáncer en la plaza del Liceo para recaudar fondos para afrontar esta realidad más desconocida para la sociedad. “Han aumentado muchísimo las necesidades de las familias y en estos momentos tenemos ayudas económicas de unos 400 euros mensuales para 18-19 familias porque realmente su economía no les permite hacer frente a gastos cotidianos de renta o hipoteca. En España hay 130.00 personas diagnosticadas de cáncer que tienen problemas para llegar a final de mes. Hay que ayudar para que este sufrimiento no sea tan acuciante”, apeló la presidenta.

El apoyo de la AECC a las personas más vulnerables se realiza a través del trabajador social que evalúa las necesidades de cada caso para intervenir a nivel psicológico, económico o de equipamiento y material protésico. En los casos de más vulnerabilidad se trabaja con los Centros de Acción Social (CEAS) para las ayudas de emergencia y la asociación complementa el apoyo económico, que a veces se concreta no sólo para pagar rentas o hipotecas, sino también para medicamentos o material protésico específico. Además, AECC también les ayuda con la orientación laboral para encontrar un empleo. “El diagnóstico y tratamiento de cáncer es un proceso largo, por eso la pérdida de salario también condiciona a los pacientes a nivel emocional”, explica Alberto García, trabajador social de AECC en Salamanca.

El Hospital de Salamanca es referente en Hematología y Oncología y por eso son muchos los pacientes y familiares de otras provincias españolas los que vienen a la capital salmantina y sufren “ansiedad” porque no tienen presupuesto para pagarse un alojamiento donde quedarse mientras reciben el tratamiento médico. “Aunque tenemos un piso para pacientes y familiares, hemos tenido que realizar ayudas para pagar apartahoteles y hoteles para esas personas que sufren una situación de agobio desmedida”, confirma Alberto García.

Los protocolos anti-covid de estos tiempos han impedido aquellas macro-cuestaciones que celebraba la AECC en las ferias de septiembre con 260 personas en las calles con la hucha y ayer se tuvo que limitar a tres meses con los voluntarios de la junta provincial y trabajadores de AECC. No sólo ciudadanos anónimos decidieron colaborar y colocarse la flor de la AECC en la solapa, sino también instituciones como la Universidad de Salamanca o la Diputación que entregaron sus donativos a la entidad. “Hay que seguir invietiendo en investigación y agradezco a la asociación su admirable compromiso y su esfuerzo en este año tan difícil”, destacó el rector Ricardo Rivero, que agradeció también la labor de quienes investigan y de los sanitarios de los servicios de Hematología y Oncología del Hospital. “El Centro de Investigación del Cáncer es la joya de la corona en investigación en Castilla y León y habrá buenas noticias en los próximos meses”, avanzó Rivero.

Donativo en datáfono

A las tradicionales huchas de cuestación, ayer se sumó la novedosa hucha-datáfono, con la posibilidad de donar con tarjeta de crédito 5, 10, 15 o 19 euros en caso de no tener monedas sueltas. También se puede donar por Bizum con el código 01046 poniendo el concepto ‘Salamanca’ o por SMS (1,20 euros) al 28014.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png