Borrar
Violeta Lianc llegó a España desde Cantón.
La curiosa historia de Violeta: la estudiante china enamorada de Salamanca

La curiosa historia de Violeta: la estudiante china enamorada de Salamanca

La joven comparte su experiencia en Salamanca durante el Año Nuevo Chino

Lucía Galindo

Salamanca

Lunes, 12 de febrero 2024, 11:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En Salamanca, la comunidad china se ha unido para la celebración del Año Nuevo Chino. Entre los participantes se encontraba Violeta Lianc, una estudiante universitaria que decidió compartir su experiencia en la ciudad.

Llegó a España desde Cantón, al sur de China, para cursar cuarto de la ESO. «La adaptación fue difícil al principio, pero encontré apoyo en una casa de acogida y ahora la considero mi segunda familia», expresó la estudiante.

Tras finalizar la educación secundaria, decidió continuar en la ciudad para realizar la carrera de ADE. Su elección fue clara: «Este grado ofrece muchas oportunidades laborales, y siempre me ha interesado el mundo de la economía». Aunque lo cierto es que se ha tenido que enfrentar a complicados retos como el idioma o las barreras culturales. Más allá de ello, Violeta ha sabido adaptarse e integrarse perfectamente: «Me enamoró el Fin de Año Universitario y el Lunes de Aguas».

Noticia Relacionada

El apoyo de sus profesores y compañeros ha sido muy importante a la vez que gratificante. «Me han ayudado en todo lo que he necesitado». La estudiante contó que al principio le daba cierto miedo no ser bien acogida sobre todo para las tareas en grupo, pero para nada eso se ha convertido en un inconveniente .

Ahora que el Año Nuevo Chino, ha cobrado vida en Salamanca, Violeta, junto al resto de la comunidad china han querido conmemorar esta fecha. «El dragón de madera simboliza la fuerza y la nobleza», explicó. Durante estos días le hubiera gustado estar en su país de origen celebrando con su familia, a pesar de ello, se ha refugiado en las actividades que la comunidad china ha organizado en la ciudad. Desde danzas tradicionales hasta la degustación de la gastronomía típica oriental.

Tras esta reflexión, la estudiante quiso ofrecer un consejo para futuros estudiantes internacionales: «Ir con los brazos abiertos desde el principio». Su experiencia le ha abierto los ojos, y ahora puede ver el mundo desde perspectivas diferentes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios