27 septiembre 2021
  • Hola

Coto a los ‘furtivos’ de la arqueología en Salamanca: 15 expolios frustrados en solo tres años

Los expedientes por prospecciones ilegales abiertos por la Junta desde 2019 son casi el doble que en los 18 años anteriores | Al menos cuatro denunciados en el yacimiento de Cespedosa

14 sep 2021 / 12:10 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Hallar una moneda romana o una pieza de cerámica prehistórica en el campo puede tener premio de la Consejería de Cultura, el cobro del 50% del valor de tasación del objeto, o una elevada sanción. La Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León establece una recompensa para los descubrimientos por azar, pero no cuando se producen en uno de los cientos de yacimientos arqueológicos reconocidos como tales que existen en la provincia, donde cualquier intento de sustracción, o incluso de prospección sin autorización, puede suponer elevadas multas que, dependiendo de las circunstancias, pueden llegar a los 600.000 euros. En los últimos tres años, la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León ha abierto, al menos, quince expedientes por intentos de expolio arqueológico en zonas protegidas de la provincia —al margen de aquellos incoados por la realización de obras sin autorización o agresiones a los restos de estos yacimientos—. Son casi el doble que los iniciados en los dieciocho años anteriores, según los datos facilitados por la administración autonómica.

Al margen de una posible condena judicial por delitos contra el Patrimonio Histórico, el hombre que fue localizado por la Guardia Civil a finales de 2019 en el yacimiento arqueológico Dehesa de la Torrecilla II, en Cespedosa de Tormes, recogiendo objetos del suelo se enfrenta a una multa de 3.800 euros, aún en tramitación. En su poder se hallaron 17 fragmentos cerámicos, una pequeña pieza de pizarra labrada y un objeto metálico, todos ellos fechados entre los siglos I y V. En el mismo lugar, unos meses antes, en septiembre de ese mismo año, los agentes del Seprona localizaron a tres personas de Madrid, Ávila y Salamanca con potentes detectores de metales —la herramienta más habitual en este tipo de expolios—. Para ellos, la sanción prevista, a la espera de que haya resolución judicial, se eleva a 4.000 euros. Cerámicas romanas de los siglos I y II, balas frecuentes en los campos de batalla napoleónicas o una hebilla anterior al siglo quinto son algunas de las piezas que se localizaron entre los numerosos objetos sin valor —como perdigones o plomos de pesca— hallados en manos de las personas pilladas en 2019 buscando “tesoros” en este yacimiento.

Hace solo unos meses un particular halló 40 cartuchos de bala de la Guerra Civil en la zona de El Zurguén

La gran duda es si las personas denunciadas por la Guardia Civil realizaron estas prospecciones ilegales por afición y desconociendo que se trata de áreas protegidas por su valor arqueológico, o si se trata de “profesionales” que dan salida a las piezas en el mercado negro. Arqueólogos consultados por este periódico aseguran que existe una auténtica “mafia” y explican que, en algunos casos, vuelven a esconder las piezas de valor que encuentran para llevárselas con seguridad en otro momento y se quedan con objetos sin valor, como anzuelos o anillas de refresco, para pasar como aficionados si les localiza la Guardia Civil. Es uno de los motivos por los que se sanciona tanto a quien es identificado con piezas históricas como a los que no las llevan. Así, por prospecciones y excavaciones ilegales en el “Campo de los Arapiles” se han abierto cuatro expedientes en los últimos tres años. En ninguno de los casos se encontraron objetos en posesión de los denunciados. Aún así, salvo en un caso en el que el expediente caducó, el resto tuvieron que pagar igualmente multas de entre 2.160 y 1.200 euros —cuantías rebajadas un 40% por pagar voluntariamente la sanción en el periodo establecido—.

No se benefició de esta rebaja en los 5.000 euros de multa que tuvo que pagar el responsable de una excavación arqueológica sin autorización en el yacimiento “La Atalaya”, localizado en el municipio de La Alamedilla. En esta caso, remozó el terreno para extraer un bolo granítico de grandes dimensiones que albergaba un sepulcro excavado en la roca. Su forma de hacerlo ocasionó el deterioro de la pieza histórica. Y es que los propios arqueólogos señalan que uno de los grandes daños generados por estos “furtivos” de la arqueología es la pérdida de información. La falta de una técnica depurada a la hora de realizar las prospecciones “para conseguir cuatro objetos bonitos”, aseguran, destruye, en la mayoría de los casos, elementos que pueden aportar valiosa información histórica.

En yacimientos de Calvarrasa de Arriba, Cabrerizos, “La Genestosa” de Casillas de las Flores, Larrodrigo o las ruinas de Irueña, la Guardia Civil y Patrimonio de la Junta de Castilla y León han detectado prospecciones ilegales e intentos de expolio. Pero, también en la capital del Tormes, que constituye también una zona arqueológica protegida. En ella, concretamente en El Zurguén, hace solo unos meses un particular encontró 40 cartuchos de bala, al parecer, de la Guerra Civil.

10 monedas romanas de bronce en Irueña

La Guardia Civil identificó en 2006 a varias personas en el yacimiento de Irueña realizando prospecciones furtivas con detectores de metales. Se les requisaron diez monedas de bronce —dos de ellas pueden contemplarse en las fotografías de esta página— y una hebilla de hierro moderna. Entre ellas, destacaba un as de bronce de ceca de Celsa (actual Velilla del Ebro, Zaragoza), que fue una colonia de ciudadanos romanos fundada en el año 44 antes de Cristo, según explica el director del Museo de Salamanca, Alberto Bescós, quien explica que estarían fechadas en el siglo I antes de Cristo. Al extraerse ilegalmente y sin los debidos cuidados, los arqueólogos no han podido buscar pistas sobre los motivos por los que estas monedas se encontraban en ese lugar.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png