22 septiembre 2019
  • Hola

Investigados por desenterrar objetos en un yacimiento arqueológico de Cespedosa

Este tipo de prácticas es una de las causas de pérdida y deterioro de patrimonio

11 sep 2019 / 12:38 H.

Entre las labores de protección del patrimonio histórico que la Guardia Civil lleva a cabo y especialmente el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), se encuentra la vigilancia y prevención de hechos delictivos contra alguno de los numerosos yacimientos arqueológicos existentes en la provincia de Salamanca.

Dentro de esa labor de prevención, Guardias Civiles del SEPRONA de la Comandancia de Salamanca han procedido a lo largo del mes de agosto y septiembre, a la investigación de seis varones residentes en las localidades de Madrid, Ávila y Salamanca como supuestos autores de un supuesto delito sobre el patrimonio histórico, por causar daños en un yacimiento arqueológico al hacer remociones en el terreno sin metodología arqueológica, provocando la destrucción de la estratigrafía y realizar actos de expolio en el yacimiento arqueológico al sustraer bienes pertenecientes al mismo.

Las personas investigadas fueron sorprendidas por los citados agentes del SEPRONA mientras realizaban remociones de terreno y desenterraban objetos metálicos, auxiliados por detectores de metales y azadas pequeñas dentro de un yacimiento arqueológico romano denominado “DEHESA DE LA TORRECILLA II”, en el término municipal de Cespedosa del Tormes (Salamanca); se procedió a la inmediata incautación de los detectores de metales y los objetos hallados (algunos de ellos datados de época romana), siendo entregados en el museo de Salamanca para su estudio y catalogación.

La búsqueda de materiales arqueológicos mediante el uso de detectores de metales, sin autorización administrativa, es una de las causas más importante de la pérdida y deterioro de nuestro patrimonio.

La realización de estas actividades necesita autorización del Servicio Territorial de Cultura de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca y viene regulado en la Ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León.