Borrar
Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca. ALMEIDA
La Comandancia de Salamanca, al borde del desalojo: pone «en peligro la vida de las personas»

La Comandancia de Salamanca, al borde del desalojo: pone «en peligro la vida de las personas»

Interior reconoce «la peligrosidad» que existe por el mal estado de las bovedillas de todo el edificio y obliga a contratar a dedo una reforma de medio millón de euros

Jueves, 22 de febrero 2024, 11:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El «catastrófico» estado de los techos de la Comandancia de la Guardia Civil «podría estar poniendo en peligro la vida de las personas". "Las graves repercusiones anteriormente detalladas son subsanables, y por ende han de llevarse a cabo con carácter de emergencia. De no repararse «a la mayor brevedad posible, se estimaría necesario, desde el punto de vista técnico, el desalojo total del edificio«. Son frases textuales del informe del Ministerio de Interior que declara la emergencia de la reforma, aprobada la pasada semana por el Consejo de Ministros, tal y como adelantó LA GACETA.

La «peligrosidad» del estado de las bovedillas de todo el edificio ha llevado ya a precintar varias estancias que están siendo revisadas por ingenieros. Por todo ello, se han adjudicado sin concurso público dos contratos por valor de 582.968 euros (IVA incluido) para su inmediata reparación.

«Se constata que los indicios y situaciones repetidas en distintos puntos de la Comandancia parecen indicar que las bovedillas del edificio podrían sufrir de un defecto de fabricación en su origen, (falta de cocción o similar) que estaría provocando su rotura y desprendimiento, así como su posterior precipitación al vacío, generando grietas en el falso techo y, en el peor de los casos, atravesando éste», recoge el informe firmado por el director general de la Guardia Civil, Leonardo Marcos González.

Se entiende ahora el silencio que la semana pasada mantenían desde el Ministerio del Interior, la Dirección General de la Guardia Civil, la Subdelegación y la propia Comandancia al ser preguntados por este asunto. El pasado octubre ya eran conscientes del peligro que entrañaba el mal estado de los techos, pero han preferido no informar de ello. "Tras tener conocimiento de la problemática existente por desprendimientos de las bovedillas del forjado del edificio en diferentes puntos de las ocho plantas del mismo, los cuales han visto aumentado su deterioro con la consecuente peligrosidad que supone para las personas que transitan por el recinto, el pasado día 24 de octubre del corriente, por personal técnico del Servicio de Acuartelamiento de la Guardia Civil se gira visita de inspección para examinar el estado en el que se encuentran dichas bovedillas, emitiéndose informe en el que se constata que los indicios y situaciones repetidas en distintos puntos de la Comandancia parecen indicar que las bovedillas del edificio podrían sufrir de un defecto de fabricación en su origen", recoge el propio informe. De hecho, en el documento se atribuye a la "fortuna" que se haya evitado hasta el momento "daños a personas". De hecho, el pasado 16 de noviembre ya se registró un incidente, al parecer un desprendimiento, que no provocó heridos.

Ante el deplorable estado de la comandancia, una de las últimas obras que dejó en marcha Luis Roldán, el exdirector general de la Guardia Civil condenado a prisión por corrupción, Interior establece que las obras consisten en la reparación de forjados y falsos techos en el edificio principal de las dependencias oficiales del acuartelamiento. "Dada la peligrosa situación, se recomienda la revisión y eliminación de las bovedillas de las ocho plantas del edificio a la mayor brevedad posible", pero se fijan tres prioridades: primero, la revisión de los trabajos ya realizados en la planta baja, por ser la que mayor peligro conlleva en términos de posibles daños al tener una diferencia de cota de dos metros entre forjado y falso techo; segundo, la retirada de las bovedillas de las plantas primera y segunda, por no haberse hecho reparaciones, pero sí haber sufrido incidentes, así como por la alta frecuencia de uso que tienen estas plantas según indica la Comandancia; y, tercero, la revisión de los trabajos realizados previamente en las restantes plantas y la retirada de las bovedillas existentes en el resto del edificio.

Sin dar opción a la concurrencia pública, como permite la declaración de emergencia, la Dirección General de la Guardia Civil ha adjudicado por 484.403 euros, impuestos incluidos, las obras de reparación en el edificio a Dronisa. y por otros 52.568 euros la redacción del proyecto y la dirección facultativa. Según fuentes próximas a la Comandancia, en el edificio se encuentran ya varios ingenieros revisando los techos. Hace varias semanas el salón de actos, como otras oficinas, se precintaron para acometer las obras de reparación.

 

En actualización

La redacción de LA GACETA DE SALAMANCA trabaja en estos momentos para actualizar y completar esta información.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios