28 septiembre 2021
  • Hola

Así trabajan los roperos de Salamanca en plena pandemia

Las prendas que la sociedad desecha, algunas sin estrenar, tienen una nueva vida gracias a los roperos, ahora más necesarios que nunca ante el aumento de personas en situación de extrema necesidad por la crisis

13 oct 2020 / 10:29 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Rosa revisa las estanterías y percheros en una de las habitaciones del ropero de Puente Ladrillo. Se afana en buscar abrigos infantiles de diferentes tallas, jerseys, mantas y botas. “Son para mis nietos, para sobrellevar el invierno”, confiesa con reparo. Rosa, nombre ficticio de esta mujer migrante de 57 años en situación irregular, llegó hace un año a Salamanca procedente de Perú y acompañada de tres nietos pequeños. Su hijo, divorciado, no podía hacerse cargo de los niños, y ella tuvo que traérselos a España en esta migración que espera que sea temporal. “Vine porque necesitaba dinero para poder pagar una operación para mi madre, enferma”, revela. Una familia compatriota conocida y regularizada le ha acogido en su hogar. Mientras tanto, Rosa y sus nietos sobreviven con el apoyo del Banco de Alimentos. Es la segunda vez que acude al ropero de Puente Ladrillo desde que el frío otoño se instaló de repente en Salamanca y señala que supo de su existencia por el boca a boca. Antes de salir cargada con las bolsas, paga un euro por cada ocho prendas.

“Hemos establecido ese precio por respeto y dignidad hacia las personas más necesitadas y para que sientan que también colaboran con el ropero, porque con lo que recaudamos vamos haciendo fondo para poder enviar contenedores de ropa a Capiatá, en Paraguay, una ciudad como Salamanca con muchísima pobreza donde están muriendo de hambre y de Covid”, explica una de las voluntarias que cada día se encargan de recibir la ropa, clasificarla, doblarla y ordenarla.

“Está viniendo mucha gente nueva desde septiembre, sobre todo migrantes, algunos en situación irregular”

Tras el cierre durante el confinamiento, este popular ropero ubicado en los locales parroquiales de Jesús Arambarri reabrió en verano con estrictas medidas para prevenir contagios: sólo atienden a dos personas en el interior, con cita previa, mascarilla obligatoria, gel, ventilación y registro de datos para rastreos. Los días de apertura se han ampliado para atender la demanda por goteo (lunes a jueves de 10:00 a 12:00 y de 16.30 a 18.30 horas). Un flujo que ha comenzado a crecer en septiembre y octubre tras cronificarse la situación de extrema vulnerabilidad que padecen muchas familias por la crisis económica derivada de la pandemia, en su mayoría extranjeros en situación irregular o a los que se le ha denegado la solicitud de asilo y no tienen ningún tipo de ayuda. “Está viniendo mucha gente nueva, sobre todo migrantes. Por suerte, la gente sigue donando mucho”, reconoce Jesús, responsable del ropero, donde siguen preparando cajas llenas de prendas para un nuevo envío a Paraguay. Una colaboración solidaria que, sin embargo, pasa por recaudar el elevado coste del traslado del contenedor cargado de ropa que supera los 11.000 euros. Por el momento, el ropero también colabora con la escuela Santiago Uno y Lorenzo Milani y los chicos acuden varios días por semana para echar una mano y aprender diferentes habilidades relacionadas con la ropa.

La concejalía de Servicios Sociales no ha detectado casos en sus CEAS que necesiten del nuevo “Banco de Ropa”

En el Consistorio salmantino, este verano la concejalía de Servicios Sociales que dirige Ana Suárez puso en marcha el “Banco de Ropa”. Fue la cooperativa de iniciativa social Por Siete, que se encarga de recoger y reciclar toda la ropa que desechan los salmantinos en los contenedores morados de la ciudad, la que detectó una amplia cantidad de ropa nueva, mucha sin estrenar y con etiquetas, que aparecía en los contenedores. El Ayuntamiento decidió aprovechar estas prendas para crear un “Banco de Ropa” que se destina a aquellas personas que lo necesiten tras ser valorados por los Servicios Sociales.

Ana Suárez explica que esta ropa se utilizó para casos de extrema vulnerabilidad de acogida en centros como el de los Sagrados Corazones y Lazarillo, pero que por el momento no se han detectado más casos de familias con necesidad de ropa, sino con otras necesidades. El Ayuntamiento trata directamente con personas en situación regular, por lo que todas aquellas en situaciones irregulares suelen acudir a otros roperos de entidades solidarias para recoger prendas.

Del contenedor al ‘Banco de Ropa’

El Ayuntamiento también colabora con las personas en situación de vulnerabilidad con ropa. Desde el verano, las prendas en buen estado depositadas por los ciudadanos en los contenedores morados que gestiona la cooperativa de iniciativa social Por Siete, pasan a un “Banco de Ropa” y se tras desinfectarlas se entregan a aquellas familias con necesidades sociales detectadas en el área de Bienestar Social.

Roperos cerrados en la provincia

El servicio de ropero que opera en cinco municipios de la provincia de Salamanca sigue estando en el aire a la espera de que los responsables municipales tomen una decisión en cuanto a su reapertura tras haber cerrado sus puertas al inicio del Estado de Alarma. Sólo el de Villamayor ha seguido funcionando durante estos meses. Cabrerizos, Carbajosa, Guijuelo y Peñaranda son las otras localidades que cuentan con este servicio gestionado por las asociaciones de mujeres y que se desarrolla en locales municipales. Por el momento, la actividad de todos ellos todavía no se ha reanudado, ni se sabe con exactitud cuándo ni de qué forma se hará. El que ha reabierto ha sido el ropero de Ciudad Rodrigo.

Cajas Solidario cerrado y Ave María, con horario

En Salamanca, la ONG Cajas Solidarias recogía ropa, muebles y artículos infantiles para sus usuarios más necesitados pero por el momento ha suspendido esta recogida temporalmente hasta nuevo aviso, ya que esperan trasladarse a un espacio nuevo más amplio. En el caso del centro de madres solteras Ave María ubicado en Santa Marta ofrecen ropa a las personas que lo puedan necesitar (pueden ir los lunes de 17.30 a 19 horas). El centro está abierto a ayudar y para cualquier consulta tienen disponible su mail rosariocentroacenaria@gmail.com.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png