Borrar
Ali Boujerfaoui, con abrigo verde, junto a la población de Sidi Ifni, en Marruecos. FOTOS CEDIDAS POR ALI BOUJERFAOUI
Un educador marroquí del Santiago Uno: «La población está durmiendo en un campo de fútbol que construimos»

Un educador marroquí del Santiago Uno: «La población está durmiendo en un campo de fútbol que construimos»

Ali Boujerfaoui viaja todos los veranos a su país natal junto a jóvenes de la escuela para construir casas, centros culturales o pistas de fútbol

Celia Luis

Salamanca

Lunes, 11 de septiembre 2023, 13:11

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Lo primero que hago nada más despertarme es encender la televisión y poner el telediario para ver si hay novedades. Estoy sufriendo mucho porque las cifras de fallecidos no paran de aumentar y la población está durmiendo en las calles por miedo a nuevas réplicas», explica a LA GACETA Ali Boujerfaoui, un hombre de origen marroquí que desde Salamanca vive el terremoto de Marruecos «muy de cerca».

Llegó a la ciudad en el año 2007, cuando todavía era menor de edad. Actualmente, es educador social en la casa Santiago Uno y desde el 2009 viaja todos los veranos a su país natal, junto a jóvenes de la escuela y voluntarios, para construir casas, centros culturales o pistas de fútbol en las zonas más pobres de Marruecos, como en la región de Sidi Ifni, una de las afectadas por el terremoto.

«Este proyecto me ha aportado muchos amigos allí. He hablado con varios de ellos que están viviendo el sismo en primera persona. Algunos han cogido mantas y se han desplazado a un campo de fútbol que construimos hace dos años para alejarse de los edificios. Siento mucho lo que están pasando estas familias», manifiesta emocionado.

Según Ali Boujerfaoui, la aldea de Iguil, el epicentro del seísmo situada a unos 60 kilómetros de Marraquech, en la provincia de Al Hauz, es una de las zonas «más pobres del país». «Un motivo que me entristece aún más porque eso complica el rescate de la población de debajo de los escombros», lamenta.

Una de las construcciones realizadas por jóvenes y voluntarios de la escuela Santiago Uno en Sidi Ifni, Marruecos.

El próximo verano, Ali volverá a Marruecos con los chicos del Santiago Uno «con más motivos que nunca». «Allí estaremos para ayudar a la población afectada por esta catástrofe o para repoblar los edificios que se hayan derribado, lo que haga falta», concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios