Borrar

CASAMAR

La Alberca

Lunes, 14 de agosto 2023, 21:17

Modo oscuro

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Pregonar la fiesta grande de La Alberca, su Diagosto, es, creedme, el más grande privilegio que pueda concedérsele a quien, como yo, ha dedicado la mayor parte de su vida al patrimonio cultural inmaterial, a la tradición oral, y que ha tenido en La Alberca su más preciada pieza-testigo». Así arrancó su intervención el que fuera director del Instituto de las Identidades de la Diputación de Salamanca y eminente estudioso de todo lo salmantino, Juan Francisco Blanco.

Con la Plaza Mayor de La Alberca a rebosar de público, en su gran mayoría de grupos de peñas fácilmente identificables por su coloridos atavíos, Juan Francisco Blanco fue invitado a tomar posesión del balcón de la Casa Consistorial, donde estuvo acompañado por el alcalde albercano, Miguel Ángel Luengo, y otros miembros de la Corporación municipal.

«Pues yo os digo que no he venido aquí a descubrirle La Alberca a nadie. Resultaría afán vano, pues es siempre La Alberca la que, si somos gente de bien y sabemos merecerla, se nos descubre a cada uno para hacérsenos íntima e irrenunciable», anunció el pregonero que realizó un repaso por los «escritores, cineastas, pintores y escultores, fotógrafos y otras gentes de la creación artística (que no cito para evitaros una relación innecesaria de nombres propios que muchos ya conocéis), todos ellos pasaron y pasearon por estas calles y esta y otras plazas y rincones, dejándose deslumbrar por sus claroscuros».

Un pregón y un balcón que Juan Francisco Blanco confesó que le causaban «vértigo», no por su altura sino por «el marco, el de esta plaza, que representa hoy, en la víspera de la fiesta grande, a todas las plazas mayores de todos los pueblos de España. Es el vértigo de hablaros a vosotros, convertidos en emblemas de todas las gentes de la España rural, esa España vaciada sobre la que tanto se habla sin conocerla, sin sentirla y sin saber siquiera lo que es sufrir la hemorragia de sus muchas heridas, que alguien como yo, de pueblo (y a mucho honra), ha podido constatar en sus propias carnes», para finalizar afirmando que «que La Alberca me proporciona ese sentido de la vida, pues me permite declararle mi amor cada vez que vengo».

Misa solemne, procesión y ofertorio de bailes

La Alberca celebra el martes, día 15, la Virgen de la Asunción, con la misa solemne a las 12:00 horas, a la que seguirá la procesión y ofertorio de bailes en la Plaza Mayor

Folclore y mucha música

El grupo «San Marcos» ofrecerá el martes, día 15, a las 19:30 horas una muestra de folclore, para continuar a las 23:55 con tributo y disco móvil.

El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca
El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

El «vértigo» de pregonar el Diagosto de La Alberca