19 septiembre 2020
  • Hola

Padres ‘en guerra’ porque la Junta obliga a sus hijos a compartir autobús escolar con otros viajeros

Vecinos de Ledesma o Juzbado usan la misma línea que los escolares de Almenara y Valverdón sin distancia de seguridad, según su denuncia

14 sep 2020 / 11:30 H.

Los padres de los escolares de Almenara, Valverdón y la urbanización Los Almendros matriculados en el colegio público Piedra de Arte de Villamayor de Armuña han mostrado su rechazo ante la Dirección Provincial de Educación a que sus hijos compartan el autobús escolar con viajeros de la línea ordinaria.

El uso compartido de las lineas escolares con las regulares de viajeros se permite en determinadas zonas pero este curso escolar, con la pandemia provocada por la COVID-19, los padres ven un peligro y un riesgo para sus hijos y también para los viajeros de Ledesma, Juzbado o las otras localidades que hacen uso compartido del bus escolar.

Por eso, casi una veintena de padres se han declarado en ‘rebeldía’ y llevan ellos a sus hijos por las mañanas al colegio en su coche. Según Nuria Arriba, una de las madres afectadas “de Almenara solo va una niña en el autobús porque preferimos llevarlos nosotros. No es lógico que en el colegio desdoblen clases, no les dejen jugar en el patio con otros cursos y tengan que poner todas las medidas de seguridad y luego en el autobús pueda subir cualquiera y no puedan mantener distancia ninguna”.

De hecho, la presencia de viajeros externos impide que los niños puedan dejar un asiento de separación entre ellos. Además los padres aseguran que algunos días el transporte escolar se hace con un microbús, en lugar del autobús habitual de 55 plazas, lo que hace todavía más difícil mantener las medidas sanitarias de distancia. Los padres han remitido una queja a la Junta en la que aseguran que no se respetan los protocolos antiCOVID al mezclar en un espacio cerrado a pasajeros de línea con los niños y creen que en este servicio, y más en este momento tan complicado, no debe primar el aspecto económico.

Por tanto, los padres piden a la Dirección Provincial de Educación que haya un autobús exclusivo para transporte escolar y que en lugar de una monitora tenga dos ya que consideran que “una persona sola tiene muy complicado llevar a buen término su trabajo porque en las diferentes paradas tiene que acomodar a los escolares en sus asientos abandonando el autobús y dejando a los que están dentro solos”.