Borrar
Uno de los últimos grupos que ha recorrido el paseo inclusivo de la ruta de Valdelosa. EÑE
La localidad salmantina que ha diseñado una ruta inclusiva con más de 7 kilómetros

La localidad salmantina que ha diseñado una ruta inclusiva con más de 7 kilómetros

El itinerario tiene vocación de crecer

EÑE

Viernes, 12 de abril 2024, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Pasear entre un mar de alcornoques de 6.200 hectáreas es algo que se puede realizar en la localidad de Valdelosa, que además cuenta con una ruta inclusiva de senderismo con un trazado que en la actualidad tiene más de siete kilómetros de longitud, pero que tiene vocación de crecer hasta los nueve; este será el siguiente paso en el desarrollo de esta iniciativa avalada por el Consistorio de la localidad en un trabajo que realiza junto a la asociación Aspar La Besana como promotora de la misma bajo el título «El bosque inclusivo».

Este pulmón verde de la provincia es el más grande de su tipo en Castilla y León y uno de los ubicados más al norte del país. Robles rebollos, quejigos y encinas comparten el espacio con los alcornoques que arropan una gran diversidad de fauna.

Imagen principal - La localidad salmantina que ha diseñado una ruta inclusiva con más de 7 kilómetros
Imagen secundaria 1 - La localidad salmantina que ha diseñado una ruta inclusiva con más de 7 kilómetros
Imagen secundaria 2 - La localidad salmantina que ha diseñado una ruta inclusiva con más de 7 kilómetros

El paseo que se propone, estrenado en 2022, tiene una duración estimada de dos horas y media y es asequible a cualquier edad e incluso se pude realizar en silla de ruedas. Es un nuevo paso de las entidades que trabajan en el medio rural para que las personas con discapacidad logren desarrollar su proyecto de vida.

La ruta tiene punto de partida en el municipio y permite conocer desde los antiguos lavaderos de la localidad hasta elementos del alcornocal, que cuenta con 1.800 hectáreas de terreno municipal y ejemplares que en algunos casos llegan a los 700 años y, por tanto, están incluidos en el catálogo de la decena de «catedrales vivas» de la provincia, por la singularidad de su presencia.

El sendero cuenta con una completa señalización desde el casco urbano y arranca con puntos como los lavaderos y la zona de las huertas y las viñas, para después llegar hasta la charca y la zona del rebollar. Los espacios de la saca del corcho, el parque eólico y un repaso por la fauna del alcornocal completan la caminata.

La señalización que jalona el recorrido está planteada desde el punto de vista de la integración social y cabe reseñar que la señalética que se ha instalado se ha realizado en el taller de Aspar La Besana por parte de las personas con diversidad funcional que trabajan en el mismo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios