Borrar
Plano conjunto de Villanueva del Conde, en el que se puede apreciar la peculiar arquitectura en forma de núcleo amurallado CASAMAR
Las sendas que convergen en Villanueva del Conde

Las sendas que convergen en Villanueva del Conde

El núcleo de la localidad está dominado por una estructura única en forma de muralla, mientras su corteza rebosa naturaleza, arroyos y hasta arte oculto

Lunes, 22 de marzo 2021, 14:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En el hermoso paraje de la Sierra de Francia se halla enclavado el encantador municipio de Villanueva del Conde, cornucopia que despliega sus atractivos comenzando en su única distribución de calles y casas, para abrirse hacia la extensa red de senderos, entre ellos, el de Los Prodigios. Esta ruta circular de senderismo y diez kilómetros de tranquilo paseo combina la majestuosidad de los robles, los alcornoques y el color de los madroños con sorprendentes obras escultóricas perfectamente integradas en la naturaleza.

Asimismo, el Ayuntamiento ha recuperado recientemente algunas veredas históricas y senderos aptos tanto para BTT como trekking.

Esta época del año, en la que arranca la floración, es perfecta para perderse entre el silencio y los suaves sonidos de la madre naturaleza que lo aderezan, además de las piscinas naturales del arroyo de San Benito. Este espacio de ocio y recreo dispone de barbacoas y merendero disponibles en cualquier momento, por lo que es indispensable acercarse a compartir una jornada de baño y comida en buena compañía, y relajarse con el fluir del agua.

Volver una y otra vez al corazón de Villanueva, al propio pueblo, tras conocer el entorno, es de vital importancia para impregnarse de la belleza que le he valido la declaración de Conjunto Histórico a nivel patrimonial, y no sin razón. La sinuosa Villanueva es una estructura defensiva que deja resguardados sus patios interiores, conocidos popularmente como “huertitas”, a los que solo se puede acceder desde las propias casas o mediante tres accesos llamados comúnmente “callejinas”, construidas bajo las casas y que permiten a sus vecinos atravesar el pueblo de lado a lado sin dar tanto rodeo.

Estas características tan inusitadas invitan al turista a perderse entre los entresijos y callejuelas, cruzando las “callejinas” franqueadas por muros de piedra de un metro de altura, y descubriendo a su paso los muchos secretos de su diseño urbanístico.

La disposición de casas en forma de núcleo amurallado perfectamente cerrado se ha ido conservando con pulcritud en Villanueva del Conde a lo largo de los siglos —estudios recientes datan del siglo XVIII el cierre completo del perímetro —, y está reproducida en pocos pueblos de Europa, por lo que poder apreciar su magnificencia en la provincia salmantina es un regalo nada desdeñable, sobre todo gozando de múltiples opciones al aire libre al alcance de todos independiente de su edad o forma física.

Contenido patrocinado por el Ayuntamiento de Villanueva del Conde

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios