19 septiembre 2020
  • Hola

Las ‘playas’ de Salamanca que cierran (y las que se lo están pensando)

Huerta y Villagonzalo cierran desde este viernes por prevención del COVID-19 | Ciudad Rodrigo y Puente del Congosto “aguantan”

Huerta /
14 ago 2020 / 10:53 H.

Las localidades de Huerta y Villagonzalo de Tormes han decidido el cierre desde este viernes de sus playas fluviales al público como medida de prevención frente al COVID-19 tras el incesante aumento de contagios en la provincia. Ambos ayuntamientos habían alertado sobre la situación “incontrolada” que se vivía en las zonas de baño por los incumplimientos en el uso de la mascarilla y a la hora de guardar la distancia social y ahora, siguiendo las recomendaciones de la Junta de Castilla y León, han decidido no correr ningún tipo de riesgo y se han decantado por el cierre.

En el caso de Huerta, cabe recordar, además, que a pesar de lo limitado de los recursos en una localidad que apenas tiene 200 habitantes, desde el Consistorio se establecieron a comienzos de verano una serie de medidas como la limitación de los aforos, las recomendaciones de mantener la distancia de seguridad, la obligatoriedad del uso de la mascarilla y la regulación de las zonas de aparcamiento, todo acompañado por una limpieza y desinfección diaria de las zonas por parte de los operarios municipales.

El alcalde de Huerta, Juan Alberto Ramos, explicó además que “ha sido una decisión difícil ya que Huerta es uno de los lugares más concurridos y mejor adecuados para el baño de la ribera del Tormes. La afluencia de público es masiva, sobre todo los fines de semana, pero en estos momentos es lo más adecuado y no debemos arriesgarnos a una posible difusión del virus. La salud es lo más importante”, comentó el regidor.

Por su parte Villagonzalo, tras emitir un bando obligando a los bañistas a usar la mascarilla y pedir la intervención de la Guardia Civil ante la masiva afluencia de gente los fines de semana, ha determinado el cierre temporal y la prohibición del baño en todas sus zonas de río y amenaza con sanciones a quienes incumplan con esta decisión.

Otras zonas de la provincia con especial afluencia de bañistas durante la época estival como Ciudad Rodrigo y Puente del Congosto tampoco son ajenas a la preocupación que genera el COVID-19 y los incumplimientos por parte de determinadas personas que ni hacen uso de la mascarilla obligatoria ni guardan la distancia social.

La Guardia Civil vigila periódicamente los entornos junto a los ríos donde hay mayor acumulación de gente, pero tampoco pueden tener una patrulla en cada zona las 24 horas del día, tal y como reconocen también los responsables municipales.

En todos los casos, sus ayuntamientos, al igual que pasó en Huerta, hacen reiterados llamamientos a la prudencia y a la responsabilidad para que se respeten las normas y se evite cualquier peligro de contagio del virus, pero “aguantan”, por ahora, y no se plantean el cierre de estas zonas. Puente del Congosto ha colocado un nuevo cartel en la zona de baño donde recoge el régimen sancionador con multas que van desde los 100 a los 500 euros por el baño de animales o llevarlos sueltos, bañarse con ropa de calle, dañar el mobiliario, la acampada libre o el consumo de bebidas alcohólicas.

En Ciudad Rodrigo, mirobrigenses y visitantes que llenan cada verano la zona de La Pesquera se han reducido este año, aunque quienes siguen siendo asiduos lo hacen con absoluta normalidad, realizando el mismo tipo de actividades, sin mascarilla ni distanciamiento social entre ellos y, en muchas ocasiones, formando grandes grupos de familiares y amigos sin privarse de practicar deporte ni limitar el tiempo que pasan en el espacio recreativo designado.

El cierre de las playas de Huerta y Villagonzalo a partir de este viernes puede que tenga incluso algún “efecto llamada” sobre otras zonas, como Puente del Congosto y Ciudad Rodrigo, y los bañistas se desplacen hasta ellas para darse un chapuzón en el río sobre todo los fines de semana aprovechando el descanso.