22 abril 2021
  • Hola

La trágica historia de amor que revive en la Sierra de Francia

Una escultura recordará en Pinedas a la pareja nacida en el pueblo, cuya preciosa relación quedó truncada en 1940 cuando ambos perecieron ahogados en el río Alagón

30 mar 2021 / 10:41 H.

Hortensia era hija del entonces alcalde de Pinedas, chica muy emprendedora, y Kiko era hijo del tamborilero del pueblo, “cazador y muy valiente”. Así comienza en la localidad de Pinedas la historia de amor entre los jóvenes Hortensia y Kiko, que tuvo lugar hace 81 años y acabó de forma muy trágica.

Poco se había hablado de esta historia hasta que los impulsores del proyecto “Buen camino”, la asociación PatriHum Casmi de Miranda del Castañar dieron con ella mientras preparaban una antigua ruta entre Pinedas y Miranda. Esa ruta ha recibido ahora el nombre de Camino de los enamorados porque fue en ese trayecto donde tuvo lugar el momento más destacado de la trágica historia de Kiko y Hortensia.

Él se llamaba Juan Francisco Vasco García y tenía en torno a los 19 años. Ella, Hortensia Muñoz Gómez, chica también del pueblo de Pinedas. Dicen que era una joven agraciada con una pequeña cojera. Estaban enamorados y con amor dejaron este mundo. Según recuerdan en el pueblo, la historia tuvo lugar en marzo de 1940 cuando Hortensia marchaba a Miranda a vender huevos. Tenía que cruzar el Alagón, que en esa época del año llevaba bastante cauce. Al parecer, resbaló por la cojera que tenía y cayó al agua, siendo arrastrada por la corriente. Kiko, enamorado como estaba de ella, saltó rápidamente para intentar salvarla, pero nada pudo hacer. Ambos perecieron ahogados por el agua del río que fue testigo de sus amoríos. El cuerpo de Kiko apareció 100 metros aguas abajo ahogado; el de Hortensia lo encontraron en La Pesga, provincia de Cáceres, a 40 kilómetros de su hundimiento.

“En el suceso encontraron la cesta de los huevos y la escopeta tras el paso en la orilla de Pinedas, por lo que debió ir Francisco ayudar a Hortensia a pasar el río y al ser cojita se resbaló”, señalan por el pueblo. Pese a no conocerse públicamente, esta historia de amor sigue presente en el recuerdo de los vecinos de Pinedas. También en los de La Pesga, que recordaban la aparición de Hortensia en sus aguas: “los mayores también recordaban la historia, Y todos los años hasta hace unos quince, venía la familia a ponerle flores a Hortensia”.

“El año pasado se iba a haber conmemorado el 80 aniversario de su muerte, pero por culpa de la pandemia no pudo hacerse”, señalaba un vecino de Pinedas sobre la historia de Kiko y Hortensia. Al final, el recuerdo tendrá lugar en el 81 aniversario y quedará para la historia con una escultura que representa a Venus, diosa romana del amor, que se ha instalado en la localidad que vio nacer a Hortensia y a Kiko, en el pueblo que fue testigo de ese amor de juventud y, por desgracia, donde tuvo el fatal desenlace de ese ahogamiento.

Ochenta y un años después de su marcha, Kiko y Hortensia están más presentes que nunca en la memoria de sus vecinos y su bella historia de amor ha recibido un reconocimiento como pocos podían esperar.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png