Borrar
Autobús de la línea de Béjar a Madrid, accediendo a la ciudad textil. TEL
Indignación por el plan del Gobierno para suprimir 33 paradas de autobús en la provincia

Indignación por el plan del Gobierno para suprimir 33 paradas de autobús en la provincia

Los alcaldes y pasajeros de la zona de Béjar, Guijuelo y Linares reclaman desde agosto de 2018 soluciones al recorte de servicios de transporte por carretera a Madrid

TEL

Béjar

Lunes, 24 de junio 2024, 06:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Lejos de arreglar el problema creado en agosto de 2018 con la línea de autobús entre las zonas de Béjar, Guijuelo y Linares de Riofrío con Madrid, el Gobierno prepara un nuevo golpe a la España rural con un proyecto que supondrá la eliminación total de 33 paradas en toda la provincia con especial incidencia en el sureste.

Una situación que comienza a conocerse entre los municipios afectados extendiéndose la opinión prácticamente generalizada de que está eliminación total de las paradas de autobús supondría un golpe definitivo a la vida en muchas localidades

Alfonso Hernández Pierna, alcalde de Puente del Congosto, ha sido uno de los que ya ha levantado la voz de alarma con esta situación: «Hay que empezar a adoptar acciones concretas porque no están cumpliendo con lo que tienen que cumplir», señala el alcalde de una de las localidades más afectadas por los recortes en los viajes de autobús que se produjeron en agosto de 2018. Y es que Puente del Congosto es una localidad vinculada a Madrid con numerosas segundas residencias y sus vecinos han sufrido, como los de las localidades del entorno, los constantes retrasos, cancelaciones o «giras» por la comarca en un taxi que no está contemplado en el pliego.

Los problemas con esta línea, denominada Aldeanueva del Camino-Madrid, comenzaron el 28 de agosto de 2018 con el cambio de concesión de la empresa Cevesa a la empresa Monbus, que comenzó a suprimir expediciones e incumplir horarios al igual que su «sucesora», la empresa Jiménez Dorado, según vienen denunciando ayuntamientos y pasajeros. Obligaba a solicitar el autobús a la demanda pese a ser una línea de «transporte regular», como recoge el propio pliego del Ministerio, primero de Fomento y después de Transportes. Tres han sido los ministros que han pasado por el departamento en los últimos seis años y ninguno de ellos ha adoptado medidas pese al envío de miles de firmas recogidas entre las provincias de Ávila y Salamanca, pese a las proposiciones no de ley presentadas en el Congreso de los Diputados y pese a la mociones que se han remitido desde diputaciones y ayuntamientos. La última en enviarse fue la moción aprobada en la Diputación de Salamanca con los votos en contra del PSOE el pasado mes de abril. Ahora es la Diputación de Ávila, afectada también por la misma línea, la que prepara un documento similar para reclamar que el Gobierno no deje colgados a decenas de municipios por el mero hecho de ser localidades de poca población.

Los alcaldes de Ávila y de Salamanca afectados por los recortes de esta línea y por la de Coria-Barcelona (que pasa por la zona de Sotoserrano/Linares hacia Salamanca) se reunieron en febrero para demandar un servicio que llevaba funcionando durante décadas y que ha sufrido un recorte drástico. Y es que ocho años atrás, se podía viajar desde la zona de Béjar a Madrid en tres horarios diferentes; por el contrario, ahora, sólo se puede hacerlo una y sin garantías de que el autobús vaya a llegar. Además, los usuarios se quejan de los constantes retrasos y de los problemas que se producen porque el servicio de venta por internet adjudica el mismo asiento a varios usuarios a la vez. Problemas que se vienen denunciando públicamente desde 2018 y problemas que el Ministerio de Transportes, ahora responsabilidad de Óscar Puente, ha desatendido sin ofrecer explicaciones al respecto.

Seis años llevan sufriendo los salmantinos que quieren viajar a Madrid desde Béjar, Guijuelo o Linares una situación de abandono por parte del Ministerio. Una entidad que en este periodo ha contado con tres responsables diferentes. Los problemas comenzaron con José Luis Ábalos como ministro, que fue sustituido por Raquel Sánchez. El último en llegar al cargo ha sido Óscar Puente, que ha retomado el proyecto del nuevo plan de concesiones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios