31 octubre 2020
  • Hola

El misterio de las batipuertas de Candelario, al descubierto

Su número total era una de las dudas que existía y que ya se ha aclarado; la curiosidad llevó a Antonio Hinojal a recorrer todas las calles para despejar el misterio y compartirlo con todo el mundo

Es uno de los elementos característicos de Candelario y una seña de identidad por la que es conocida la localidad junto con las regaderas y, cómo no, su espectacular entorno natural con las montañas como marco incomparable.

El número aproximado de batipuertas existentes en Candelario era una de las dudas que existía en la localidad y que el candelariense Antonio Hinojal ha decidido despejarla. En tan sólo un día y motivado por la curiosidad, decidió recorrer las calles de Candelario para contar, una a una, todas las batipuertas.

Antes de iniciar su hazaña, dibujó un mapa del municipio aprovechando su distribución por manzanas y se puso manos a la obra en una tarea que únicamente le robó un día de su tiempo. Antes de comenzar, realizó un cálculo aproximado de 300 y 400 en una cifra bastante certera como se supo al final. “Ostento un doble récord ya que es la primera vez que un hijo del pueblo ha contado todas las batipuertas y también, soy el único que ha recorrido todas las calles en un mismo día”, afirma orgulloso Hinojal.

Hinojal dibujó un mapa y recorrió las calles en un día; contó 320 batipuertas con un margen de error de 2 o 3

En su recorrido, conoció rincones que desconocía, a pesar de ser natural de Candelario y disfrutar allí de los meses de verano, ya que reside en Béjar. Además, localizó algunas muy deterioradas, otras desproporcionadas y otras muy antiguas en lugares con el empedrado tradicional de Candelario, que se conserva en muchas calles.

Realizado el trabajo, decidió contar en las redes sociales su experiencia y animó a sus seguidores a dar una aproximación del número de batipuertas existentes. Las cifras fueron de lo más variopinto e, incluso, algún vecino llegó a decir un millar. Al ver la curiosidad de la gente, Antonio Hinojal decidió despejar la duda y dar a conocer que Candelario cuenta, en la actualidad, con 320 batipuertas aunque se permite un margen de error de dos o tres.

No es la única misión que tiene Antonio Hinojal ya que, visto su tesón, sus vecinos quieren que cuente también las puertas eliminadas o los morones, es decir, los antiguos ganchos de hierro para amarrar los animales.

Un elemento para dar luz a las labores de la matanza

En contra de la creencia de muchos, las batipuertas de Candelario no servían para retirar la nieve de la entrada de la casa ni servía de burladero para matar a los bueyes.

El uso de las batipuertas hay que entenderlo en tiempos en los que no había suministro de luz en las casas y cuando se hacía la matanza. El nombre procede del verbo “Abatir” por ser un elemento que se abría 180 grados. “El cerdo se mataba en la calle y en el patio, dentro de la vivienda, lo despiezaban los hombres”, explica la concejala de Cultura, Marisa Macías, quien añade que “abrían la puerta principal para que entrara luz y cerraban la batipuerta para impedir la entrada de animales, como gallinas o perros, desde la calle”. Con respecto al sacrificio de los bueyes, Marisa Macías comenta que “la batipuerta se abría” y, mientras unos hombres tiraban de una cuerda para sujetar al animal, “otros arrimaban el buey hasta la puerta, lo descabellaban y le metían entre los hombres”.

Antiguamente, prácticamente todas las casas tenían en su entrada principal esos elementos característicos pero, con el paso del tiempo y la modernización de los estilos arquitectónicos, algunas fueron desapareciendo o sustituyendo por verjas con la llegada de las corrientes modernistas.

Recuerdan Antonio Hinojal y Marisa Macías una palabra muy utilizada en Candelario: arremullarse. Antiguamente, los niños se subían a la batipuerta y con un pie apoyado en la pared se impulsaban para hacer todo el recorrido de la puerta. De hecho, se puede observar en alguna de ellas que están vencidas por ese motivo.

Puerta de madera

El misterio de las batipuertas de Candelario, al descubierto

La batipuerta es un gran puerta de madera colocada en la entrada de la vivienda. Está compuesta por un armazón y travesaños que le dan consistencia. Todas abren en el sentido de la cuesta de la calle.

Morones

El misterio de las batipuertas de Candelario, al descubierto

Son ganchos de hierro en donde se sujetaba a los animales. El gancho unido por los dos extremos era para amarrar y sacrificar animales grandes como bueyes mientras que el otro se usaba para atar el caballos.

Orificio de la tranca

El misterio de las batipuertas de Candelario, al descubierto

La batipuerta tenía, en su parte posterior, una tranca que se sujetaba con un enganche clavado en la pared. Ese orificio se hacía para que los niños pudieran abrir la puerta ya que los adultos abrían por encima.

Gatera

El misterio de las batipuertas de Candelario, al descubierto

Se trata de un orificio en la parte inferior de la batipuerta para permitir el acceso de los gatos a la vivienda por eso recibe el nombre de gatera. Muchas batipuertas suprimieron este detalle con el paso del tiempo.

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png