23 julio 2021
  • Hola

El impresionante cambio de Villamayor: uno de los que más ha crecido del alfoz

La localidad de Villamayor de Armuña es uno de los muchos ejemplos de localidades del alfoz de Salamanca capital que más han crecido y más han cambiado su fisonomía urbana

03 mar 2021 / 19:39 H.

Aunque aún conserva en algunas de sus calles, plazas y rincones el sabor y la impronta rural de lo que un día fue —un pequeño pueblo a escasos kilómetros de la gran urbe—, lo cierto es que la localidad de Villamayor de Armuña es uno de los muchos ejemplos con los que cuenta hoy día el alfoz de Salamanca que más han cambiado su fisonomía urbana tras el gran “boom” poblacional que experimentó bien avanzada la década de los noventa del pasado siglo. No en vano, fue una de las primeras localidades “dormitorio” en expandirse y marcar una nueva forma de vida en la comarca de Salamanca.

Esta nueva situación no solo provocó una notable expansión del municipio gracias a la construcción de un gran número de nuevas viviendas, de todos los estilos y precios, sino también una mejora más que considerable del casco urbano, que en la década de los noventa del siglo XX presentaba una estructura netamente rural —vamos, un pueblo, en pocas palabras—. Pero poco a poco y con notables inyecciones económicas, la localidad emprende un camino sin retorno hacia la modernidad. Y para dar ejemplo, el Ayuntamiento es una de los primeros inmuebles en someterse a este gran lavado de cara. Ubicado en la plaza de España y con un gran deterioro por el paso de los años, el edificio arrancaba la década de los noventa con un aspecto deplorable y una imagen nada acorde con la propuesta de una localidad —con José Diego como alcalde— por modernizarse a toda costa. En 1993 se redacta el primer proyecto, que va a ser modificado en dos ocasiones, y en 1996 se inician las obras de demolición del edificio, cuyo solar será aprovechado para levantar el nuevo Ayuntamiento.

Tras dos años de trabajo, el 19 de junio de 1998 se inaugura el nuevo Ayuntamiento, el mismo que hoy preside la plaza de España de la localidad. El proyecto, bastante innovador en aquellos años, lleva el sello del arquitecto Joaquín Guinea y está chapado en piedra de la localidad, uno oficio que durante siglos ha sido el referente de la localidad y también una de su mayor fuente de ingresos. El nuevo inmueble tuvo un coste de 65 millones de pesetas (casi 400.000 euros), de los que 37 222.300 euros) fueron aportados por la Diputación provincial.

Además de la apertura oficial del nuevo y flamante Ayuntamiento, ese mismo 19 de junio, la corporación municipal de Villamayor aprovechó la ocasión para presentar y dar a conocer a todos los vecinos tanto la bandera como el escudo de la localidad.

Y desde entonces, la localidad no ha dejado de crecer, tanto en materia urbanística —con nuevas promociones de viviendas y dotaciones culturales, deportivas y de ocio— como en habitantes. Y es que de los poco más de 1.100 habitantes con los que arrancaba la década de los noventa ha llegado a rebasar los 7.200 en 2020.

Y estas nuevas dotaciones culturales y deportivas han ido acompañadas también por una gran apuesta por la investigación y la tecnología. En 1995, la Universidad de Salamanca colocaba la primera piedra del Campus de Villamayor, germen del actual Parque Científico, que hoy en día se ha convertido en motor de desarrollo, de innovación tecnológica y creación de empleo, con la presencia de más de 60 empresas y cerca de 900 trabajadores. Así es ahora Villamayor de Armuña, un pueblo con trazas de urbe.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png