20 marzo 2019
  • Hola

El auge minero dispara la compraventa de viviendas en estas localidades salmantinas

“Actualmente hay 59 personas trabajando en la mina y el próximo mes llegarán otras 60 y muchas de ellas han trasladado su residencia al pueblo”, explica Jesús Martí Ortiz, alcalde de Barruecopardo

13 mar 2019 / 05:00 H.

La mejora de la economía está directamente relacionada con la compraventa de viviendas. La localidad de Barruecopardo, en Las Arribes del Duero, es un claro ejemplo de ello.

La apertura de la mina de wolframio ha provocado que a lo largo de los últimos años se hayan multiplicado las operaciones. “Actualmente hay 59 personas trabajando en la mina y el próximo mes llegarán otras 60 y muchas de ellas han trasladado su residencia al pueblo”, explica el alcalde, Jesús María Ortiz. El primer edil señala que además el precio del alquiler se ha disparado en el pueblo, lo que ha incrementado la venta de casas: “Se están pagando 400 euros mensuales por una vivienda y eso hace que cada vez sean más los que prefieran comprar una casa vieja por 24.000 y reformarla a su gusto”, relata. Ortiz manifiesta que a día de hoy no existen viviendas vacías listas para el arrendamiento en el pueblo y que las que hay necesitan reformas urgentes, lo que ha provocado que pueblos limítrofes como Saldeana, o más alejadas como Vitigudino, acojan trabajadores de la mina de wolframio. “Se venden casas en Barruecopardo por 24.000 euros listas para reformar”, explica el alcalde, Jesús María Ortiz

También la mina, en este caso la de Retortillo, está detrás de buena a parte de las casas compradas en Villavieja de Yeltes en estos últimos tiempos, que ha situado a este pueblo en otro de los que ha experimentado un gran volumen de negocio recientemente. En el corazón del Abadengo, en Lumbrales, también se han registrado numerosas ventas de casas. El regidor, Pedro Sánchez señala que esta tendencia se debe a que con la mejora de la situación económica tras la crisis son muchos los hijos del pueblo “que no han querido perder las raíces” y han adquirido viviendas para reformarlas y disfrutar de ellas como segunda residencia: “Es una gran noticia poder decir esto porque con la despoblación que existe lo normal sería el caso contrario”.

PALABRAS CLAVE