28 junio 2022
  • Hola

Un infierno para Mañueco

23 jun 2022 / 03:00 H.

    El final de la primavera se ha convertido en un infierno para el presidente de la Junta de Castilla y León. A las incendiarias propuestas de los dirigentes de Vox, liderados por el vicepresidente Juan García-Gallardo, se ha unido el catastrófico incendio de la Sierra de la Culebra y la quemazón que ha debido producir en la piel de Alfonso Fernández Mañueco el resultado de su colega Juanma Moreno en Andalucía, por aquello de las odiosas comparaciones.

    Mañueco intentará la semana que viene sofocar el frente principal del primero de los fuegos, provocado por el anuncio de un recorte de 20 millones (el 50%) en la subvención anual que el Gobierno autonómico concede a Cecale, CCOO y UGT. Al presidente de la Junta no le ha quedado más remedio que asumir como propia la propuesta de recortarle los fondos a los tres grandes interlocutores sociales. Así que ha convocado a patronal y sindicatos para limar asperezas en un encuentro que tendrá lugar el próximo miércoles días 29 y cuyo resultado se antoja incierto.

    Por más que Mañueco esté convencido de que el Diálogo Social, refrendado por el Estatuto de Autonomía, no saltará por los aires al cortarles el grifo a patronos y sindicalistas, yo no lo tengo tan claro. Podríamos pensar que el buen ambiente y la colaboración institucional mantenidos durante las últimas décadas se deben al generoso riego de fondos públicos, pero no vamos a ser mal pensados. Sin embargo, que se lo van a tomar a mal, a muy mal... eso sí que parece claro.

    Al final es probable que entre el presidente y los consejeros del PP encuentren la manera de compensar a los ‘recortados’ por otras vías y así Mañueco se salvará de la ira de los sindicalistas y la patronal.

    Igual de complicado está siendo para el presidente capear la lluvia de críticas por la gestión del incendio en Zamora. Los vecinos de Villanueva de Valrojo le recibieron el lunes a gritos y patadas (en el coche) y ayer los trabajadores forestales llevaron el fuego y los palazos a las puertas de las Cortes. Ha corrido como la pólvora la falsa noticia de que cuando se inició el incendio solo estaban operativos el 25% de los medios y agentes, y aunque eran mucho más, la verdad es que la política de información de la Consejería de Medio Ambiente no ha sabido contrarrestar con datos las acusaciones interesadas de la oposición. En todo caso, aunque hubiera habido cuatro veces más medios materiales y personal, las llamas hubieran sido igualmente imparables. Un fuego provocado en al menos nueve puntos por otros tantos rayos en una tormenta seca, con unas condiciones tremendas de calor, viento y sequedad, no hay manera humana de frenarlo. Eso no quita para que el desastre en la Sierra de la Culebra suponga un replanteamiento de la estrategia en la lucha contra el fuego en Castilla y León. No para establecer un dispositivo estable durante todo el año, porque hay muchos meses en los que no tiene sentido, pero sí para hacerlo más flexible en función de las condiciones del tiempo, que cada vez son más impredecibles.

    A tanto sofoco como está sufriendo Mañueco en estos días se sumó ayer la presencia en uno de los pueblos afectados de un Pedro Sánchez en su mejor formato campero. Por supuesto, el presidente del Gobierno no se dejó acompañar por autoridades provinciales o regionales (del PP) porque no se trataba de colaborar para paliar el sufrimiento de los zamoranos, sino de apuntarse el tanto. Así que anunció la declaración de zona de emergencia y dos millones de euros de ayuda, y se quedó tan pancho. Con dos millones para más de treinta mil hectáreas quemadas, van a tocar a muy poco. Y eso si les llega algún día el dinero comprometido. Porque una cosa es prometer y otra dar trigo. Y si no, que se lo pregunten a los damnificados por el volcán de La Palma.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png