16 septiembre 2019
  • Hola

Soros y Cataluña

14 jul 2019 / 03:00 H.

Quien esto escribe no ha sido ni es partidario de lo que se ha venido en llamar “conspiranoia”, es decir, la afición desmedida a explicar los acontecimientos en función de conspiraciones imaginarias, por eso no he prestado apenas atención a las idas y venidas de ese millonario llamado George Soros, a quien se le atribuyen no pocas desmesuras. Sin embargo, me han recomendado un libro, “Soros. Rompiendo España” , del que es autor, junto con Aurora Ferrer, el profesor de la Complutense Juan Antonio de Castro, que cuenta con un notable curriculum profesional (trabajó en la UNCTAD en Ginebra, en el BID y en la Comisión Económica para América Latina, entre otras instituciones). El libro aquí citado tiene su origen, según declara el autor, en el procés catalán.

»A medida que las evidencias mostraban su responsabilidad [la de Soros] en el intento golpista en Cataluña, no pude parar, y así hasta que terminé el libro.

Respecto a esa mano negra de Soros en el caso catalán, el profesor De Castro asegura:

»En nuestro libro se describen los principales actores que han jugado un papel clave en el desafío golpista en Cataluña, negando la ilegalidad del referéndum y apoyando a la Generalitat y a las instituciones independentistas que hicieron posible dicho proceso. Un proceso que persigue claramente el desmembramiento del país.

Y todo ello arropado –siempre según Juan Antonio de Castro- por una “superioridad moral” fruto de una auténtica ingeniería desarrollada a golpe de talonario a favor de la ultraizquierda, lo cual provoca una polarización artificial y forzada de la sociedad. De un lado los “buenos”, defensores del llamado “set de Soros” y del otro los “malos”, destinados a ser considerados, de por vida, como totalitarios, anti-demócratas y fascistoides.

Preguntado si cree que las personas como Soros son un peligro para la seguridad de España, el autor del libro responde:

»En el libro desgrano su perversa influencia ejercida a través de instituciones como Integrity Initiative. Algunas de sus actuaciones constituyen una verdadera injerencia en los asuntos internos de países como España, poniendo en peligro su seguridad nacional. En el caso de nuestro país es evidente que se ocultó la responsabilidad de Soros y su entramado en el intento de golpe catalán, echándole la culpa a Rusia, algo que se ha demostrado ser totalmente falso.