30 enero 2023
  • Hola

Soñar a lo grande

26 ene 2023 / 03:00 H.

    Soñar no cuesta dinero y los milagros a veces ocurren. En Salamanca no estamos acostumbrados a pensar a lo grande, casi siempre estamos entretenidos con nuestras minucias, esas pequeñas cosas tan importantes en nuestra vida como la sanidad, el tráfico, el urbanismo, la burocracia, las obras que se retrasan, los trenes que desaparecen... Cosas que ocurren a ras de suelo, que nos ilusionan o nos incomodan, pero que nos impiden mirar hacia lo alto.

    Con la llegada del congreso de Peace City World y su megaproyecto de una ‘Salamanca Dos’ hemos caído en un abismo entre la quimera y la esperanza. Nos cuesta pensar que vayan a venir aquí empresas de todo el mundo para invertir quince mil millones de euros en construir una nueva ciudad al Este, un conglomerado maravilloso de comunicaciones con nuevas industrias, complejos residenciales, deportivos, comerciales y residenciales.

    No estamos acostumbrados a pensar a lo grande y menos aún a que los grandes se acuerden de nosotros, después de tantos años ayunos de grandes proyectos, sometidos a la marginación insoslayable de los gobiernos central y regional.

    No tenemos muchos motivos para pensar que esta vez sí puede ser la buena, pero lo cierto es que quinientos representantes de 200 empresas radicadas en 44 países, entre ellos un nutrido grupo de espectaculares jeques árabes y sus ayudantes, han acudido a la cita de Ciudades de la Paz y ellos sí se lo han tomado en serio. Como también se lo han tomado en serio los representantes de las instituciones salmantinas, incluidos los alcaldes de la capital y de una docena de localidades que se verían beneficiadas por el proyecto.

    Muchas veces no somos conscientes de lo mucho bueno que atesora Salamanca. Si los gobiernos e inversores implicados en el “desarrollador económico” Peace City World buscan crear una ciudad “inteligente y pacífica”, en esta capital tienen ya mucho adelantado. El alcalde, Carlos García-Carbayo, y el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, tuvieron el lunes la oportunidad de enumerar las ventajas de la provincia: el puerto seco ya en marcha, el desarrollo del sector industrial en Peña Alta, la pujanza del campus tecnológico, la estabilidad política, social y económica, el conocimiento que fomentan las dos universidades y el espíritu de colaboración entre las instituciones.

    Ese espíritu de cooperación realmente existe a nivel local, pero en estos momentos se echa de menos una mayor implicación de la Junta de Castilla y León (la ausencia del presidente Fernández Mañueco en la inauguración de un evento de esta relevancia en ‘su’ provincia no resulta fácilmente justificable) y sobre todo falta el apoyo del Gobierno sanchista. En cuando al Ejecutivo regional, hay que confiar en que dejen de escudarse en la construcción del nuevo Hospital como justificación para la racanería en las inversiones en esta provincia, y en cuanto al nacional, solo cabe esperar que a finales de año se produzca un relevo en La Moncloa para contar no sé si con un Gobierno amigo, pero al menos ‘no enemigo’.

    Ahora estamos ante algo más que un sueño. Estamos ante un proyecto en marcha que puede cuajar. ¿Y por qué no? Esta puede ser la primera de esas veinte ciudades del futuro que PCW planea construir en países de África, Asia y en general del tercer mundo. Salamanca se ubica en la muy desarrollada Unión Europea, pero también está en el Oeste marginado, que no queda muy lejos del tercer mundo.

    Puestos a soñar, soñemos a lo grande.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png