25 mayo 2022
  • Hola

Revolución al siglo XXI

20 ene 2022 / 03:00 H.

    MIS amigos ex votantes del PP me afean que siga defendiendo públicamente el voto, al menos el mío, al Partido Popular, siguiendo mi teoría de opción menos mala. Pienso que VOX no es aún un proyecto ni maduro ni independiente: tiene algunos planteamientos generales muy buenos, con los que no es difícil estar de acuerdo, pero en la letra pequeña no concreta ni aclara. Lo que sí creo es que PP y VOX están llamados -que no condenados- a unir fuerzas y a entenderse.

    Pero lo que no es de recibo es que, como muy bien escribía Miguel Ángel García-Mochales el pasado martes en estas mismas páginas, a las elecciones del próximo día 13 ninguno de los partidos que se presentan (sólo en Salamanca catorce candidaturas, ¡qué pasada!) ofrezca un programa electoral que trate de seducir al ciudadano, es decir, ni se molestan: las grandes fuerzas parten de la base que les votamos siempre los mismos, y los pequeños tienen de clientela a familiares y amigos.

    La falta general de programa sólo indica el desinterés de los políticos por hacerse atractivos y por ser la verdadera -y necesaria- palanca para el progreso social, de ahí que, en los últimos veinte años, por poner una cifra, nuestras ciudades, nuestras regiones, nuestros países, apenas hayan avanzado y sólo funcionen movidos por la inercia. Y voy más lejos: esa inercia es la que ha provocado que ante la pandemia no haya habido una respuesta ágil contra la misma, que los hospitales fueran un caos y la acción del Gobierno central un crimen, y piensen en Fernando Simón diciendo disparates días tras día, mes tras mes. Ni siquiera nos facilitaron lo más básico, las mascarillas, ¿lo recuerdan?

    Ahora llegan unas elecciones a una Comunidad, la nuestra, y todo lo que se le ocurre al PP, partido que tiene todas las de ganar sin despeinarse, es ofrecer un cheque-bebé y un bono-bús, es decir, más miseria socialista para acostumbrar al ciudadano a la vida contemplativa.

    Castilla y León es ahora mismo una de las mejores regiones para hacer política, pues lo tenemos todo -espacio, naturaleza, patrimonio...- aunque todo por hacer. Pero necesitamos partidos políticos con programas ambiciosos. Castilla y León no necesita cheques-bebé, necesita escuelas. Nuestra comunidad tiene una única asignatura pendiente y no es otra que una revolución estructural que nos traiga al siglo XXI.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png