06 diciembre 2021
  • Hola

Reforma laboral

28 oct 2021 / 03:00 H.

    YA he perdido la cuenta de los años que los besugos y los que viven del cuento llevan hablando de la “reforma laboral” de la ex ministra del Gobierno de Rajoy, Fátima Báñez, y su derogación; una reforma de la que muchos hablaron y hablan como un gran paso para dinamizar el mercado de trabajo, pero que apenas supuso mejora alguna más allá del abaratamiento de los despidos. Al margen de los intereses empresariales, legitimados por el riesgo, lo que la sociedad española pedía y pide a gritos es una liberalización de la encorsetada y leonina legislación laboral, hecha, como tantas cosas en la España miedosa y populista, para saciar a los agradecidos estómagos sindicales y comprar votos al incauto, al infeliz, al vago profesional. No nos engañemos: los derechos de los trabajadores siempre han sido una cortina de humo para lavar conciencias y hacer rehenes ideológicos, no para mejorar ni la productividad ni el bienestar social. Sólo se ha conseguido perfeccionar la picardía y aceptar el fraude (las bajas, deporte olímpico), manteniendo sin embargo unos sueldos muy bajos para poder vivir, pero estratosféricos si los asociamos al rendimiento. Por lo tanto, seguimos en las tinieblas que traen la atrevida ignorancia. La falta de políticas laborales modernas, avanzadas y sobre todo valientes sólo ha conducido a tener peores empresas (o su desaparición), pésimos trabajadores, y tóxicas relaciones humanas.

    Las reformas laborales, por tímidas que fueran, como la de Báñez, no deberían derogarse nunca, sino mejorarse en busca de lo que aún no conocemos: el pleno empleo. Aunque el populismo, el comunismo, en definitiva, el totalitarismo, tratan de cercenar nuestras libertades y de conducirnos al pensamiento único, los ciudadanos que no hayamos sido todavía engullidos por la televisión e Internet, tenemos la alta responsabilidad de luchar por una sociedad mejor, más armada, más educada, más reflexiva.... Pero difícil nos lo están poniendo, pues a estas alturas de partido, de civilización, los malos, hoy sinónimo de tonto, van ganando.

    Y el trabajo, como la Educación, deben protegerse con mimo, pero con decisión: nuestra existencia como seres humanos pasa por nuestros conocimientos, nuestros valores y por el desarrollo de nuestras capacidades a través del trabajo. Y desarrollarnos como personas es la verdadera felicidad. Y nuestra supervivencia.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png