17 agosto 2022
  • Hola

¿Queremos que nos digan la verdad?

06 may 2022 / 03:00 H.

    LA Transición, tan denigrada en estos últimos tiempos por los sanchistas y sus socios y aliados, entre los que figuran los populistas e independentistas, tuvo momentos muy importantes desde el punto de vista político, social y económico. Entre estos últimos destaca uno que fue clave. Sucedió en junio de 1977, cuando Enrique Fuentes Quintana, uno de los vicepresidentes del Gobierno y ministro de Economía, se plantó ante las cámaras de televisión pocas horas después de jurar el cargo y nos dijo a los españoles “esto es lo que hay”. Y lo que había era una crisis económica y social de una enorme gravedad. No se anduvo con paños calientes, nos trató como adultos y nos trasladó, en resumen, que, para salir de la situación, había que estar unidos. Insisto, corría el año 1977 y se iban a cumplir cuatro años desde el estallido de la crisis del petróleo de 1973, sin que en España se hubiese cogido el toro por los cuernos, aunque había causas más que justificadas. Por medio había estado la enfermedad y muerte de Franco; la crisis con Marruecos y la Marcha Verde; las prioridades políticas del inicio de la Transición; ETA matando un día sí y otro también; Gobiernos débiles... Todo lo anterior y algunos hechos más habían impedido hasta entonces que se adoptasen las medidas que la situación requería.

    Pero llegó Fuentes Quintana, apareció por la tele y nos dijo la verdad, apelando al sentido de unidad, de buscar el mínimo denominador que nos unía y de allí salieron por ejemplo, los Pactos de la Moncloa. Hay algunas similitudes con la situación de ahora y también algunas diferencias. Entre los parecidos destacan la crisis energética y la inflación, con el coste de la vida mucho más disparado que ahora. Entre lo que no coincide destaca una cuestión de fondo: entonces queríamos saber la verdad y buscar los puntos que nos unían, por pocos y pequeños que fuesen, mientras que ahora, y desde hace unos cuantos años, lo que prima es justo lo contrario: poner el acento en lo que nos diferencia o nos separa. Eso y algo más: ¿queremos la mayoría de españoles que haya alguien al frente que nos diga de verdad la situación o preferimos seguir en la inopia hasta que esto aguante? Miro con mucha envidia a países vecinos porque creo que es lo que han hecho en Italia con Draghi y también nuestros vecinos portugueses. Su situación es muy diferente a la de aquí, porque, en ambos casos, están fuera de sus Gobiernos los populistas de izquierdas. Mientras tanto, en España, ya no es que no tengamos un solo Gobierno, sino que en estos momentos hay cuatro: dos facciones de los sanchistas (Margarita Robles y Felix Bolaños andan a palos); los de Podemos y todas sus confluencias y, para rematar, están los independentistas varios, que no gobiernan directamente, pero sí indirectamente. ¿Hay quién dé más?

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png