28 enero 2023
  • Hola

Pícaros a golpe de ‘clic’

28 nov 2022 / 03:00 H.

    Hoy en día no hay que nacer en un molino junto al Tormes para ser pícaro y practicar la picaresca. Basta con un simple golpecito de clic en un ordenador o enviar un mensaje a un teléfono móvil cualquiera para comenzar la fantástica aventura de vivir del cuento y llenarse los bolsillos de euros, sin pisar la calle.

    Hace tiempo que venimos siendo informados de fraudes, timos y delitos de lo más variopinto. Los últimos, por ejemplo: la venta en red de los billetes gratuitos de tren, el trapicheo con el bono cultural joven, las trampas de la tarjeta Activa Salamanca o la red de delincuentes tecnológicos que ha estafado a clientes de entidades bancarias, entre los que se cuentan 80 salmantinos. ¡Menudo hampa!

    Pero la nueva era ha impuesto sus formas de hacer demasiado aprisa, y no parece tan sencillo poder controlar a toda esta piratería telemática que no deja de darnos sustos.

    ¡Eso pasa por no tener a gente en las oficinas que te atienda como Dios manda! -me dice un vecino, al que no le falta razón. Y me cuenta la matraca de los teleoperadores que insistentemente le llaman desde números desconocidos. Todos tienen algo súper ventajoso que ofrecerle. Un servicio de internet de lo más rápido y barato. Una oferta de energía verdísima y a precio de ganga. O, por ser más derrochón y pensar en su porvenir, una póliza de las que se dicen de “todo-en-uno”: por el mismo precio el incendio de la casa, el seguro del gato y las pompas fúnebres, a todo trapo. Porque por lo visto todos estos comisionistas que le telefonean desde no se sabe dónde, son tan familiares y cercanos que desde el primer instante le tutean y le llaman por su propio nombre, sin apellidos siquiera. ¡Vamos, que creo que saben más de mí que mi misma sombra! -concluye mi vecino, retorciendo irónicamente el gesto.

    ¡Aggg! ¿Para qué esa Ley de Protección de Datos que, en lugar de proteger nuestra identidad y los contratos de nuestros servicios, nos tiene a merced de delincuentes y pelmazos? Nada tengo contra los teleoperadores, pues, al fin y al cabo, sé que llegan a este trabajo para ganarse honradamente los cuartos. Pero quizás habría que revisar y limitar los modelos de burocracia y relaciones de mercado, para que los usuarios no nos sintiéramos tan espiados, vulnerables y escamados como mi vecino. Cuando creíamos estar ya lejos de aquel siglo XVI de vagamundos desharrapados y pícaros mendicantes, el XXI comienza a hacerse un escandaloso relato de golfos y estafadores que solo precisan un móvil, hacer clic y esperar a que caiga la presa. ¡Qué genética!

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png