02 marzo 2021
  • Hola

Pedro y Pablo; Pablo y ‘Teodorín’

    No es la primera vez que lo escribo y creo que tampoco será la última. Los dos Gobiernos que tenemos, el de Sánchez y el de Iglesias, solo están de acuerdo en dos puntos. El primero, en que van a hacer todo lo posible y tragar carros y carretas para mantenerse en el poder. El segundo punto en el que coinciden es que, estando de acuerdo en el punto primero, están en desacuerdo en todo lo demás. Y no es un trabalenguas ni un juego de palabras, sino constatación de la realidad. La conclusión de lo anterior es evidente: tenemos gobiernos para rato. Porque, a ver, ¿dónde van a estar mejor los de Podemos de Iglesias que ahora, tocando poder y con todas las prebendas inherentes a los cargos que ocupan, desde sueldos a coches oficiales y demás? Por lo tanto, van a tragar carros y carretas para seguir ahí mismo. Y si lo vemos por el lado de los sanchistas, pues sucede tres cuartos de lo mismo. El actual presidente del Gobierno es un obseso del poder, como ha venido demostrando en toda su carrera política. Una vez conseguido su objetivo de llegar a La Moncloa, ahora utiliza su cargo como trampolín para terminar siendo líder “del mundo mundial”, dicho con toda la seriedad y el rigor. Para eso necesita continuar como jefe del Ejecutivo algún tiempo más y, si para eso precisa a Iglesias y Podemos, pues también tragará todos los sapos y culebras que sean necesarios. Así que, por mucho que se peleen los unos y los otros, están unidos por un objetivo supremo, que es mantenerse en el poder. Algo muy gordo tendría que suceder para que se tirasen los trastos a la cabeza.

    Dejado claro lo anterior, es evidente que ambos, Sánchez e Iglesias, tienen algo más a su favor: que no hay, de momento, una oposición sólida que suponga una clara amenaza para sus intereses, debido a la división de los partidos de la derecha y el centro derecha. En Vox van a los suyo. Los de Ciudadanos están como están y en el PP no se sabe muy bien en lo que andan. Bueno, en este último caso, Teodoro García Egea se dedica en cuerpo y alma no a ser el látigo de los dos Gobiernos que tenemos, sino a serlo de sus propios compañeros populares, para hacerse con el control total del PP, para él y para su todavía jefe Pablo Casado. Dicho de otra manera, el murciano anda más en guerras internas, como el asunto Viñarás, tan de actualidad estos días en Castilla y León, que en poner de manifiesto los graves errores de Pedro y Pablo (Iglesias) y de sus equipos. Así que, o mucho cambian las cosas, o tenemos Sánchez para rato.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png