14 agosto 2022
  • Hola

Las imposiciones de Sánchez

05 ago 2022 / 03:00 H.

    Con la llegada del mes de agosto nos despedimos del curso 2021-22, un periodo, podemos decir, de transición en la pandemia de la covid-19. ¿Pero recuerdan cómo empezó el pasado curso? Por aquel entonces, en septiembre de 2021, todavía Francisco Igea y Verónica Casado llevaban las riendas de la sanidad en Castilla y León y ataban corto a las universidades. Fue así hasta que el rector de la Universidad de Salamanca, fiel defensor de la presencialidad en las aulas desde el minuto cero, decidió poner freno a restricciones sin sentido, pues mientras en ámbitos como la hostelería, el ocio nocturno o la cultura ya habían superado las limitaciones de aforo, en la educación seguían con restricciones que obligaban a las universidades a tener varios turnos para que los estudiantes pudieran acudir de forma presencial a las aulas. Esta situación parece lejana, pero sucedió hace menos de un año.

    Y es que, ya casi no lo recordamos, pero 2021-2022 fue aún un curso atípico en el que los niños durante muchos meses estuvieron separados en los patios de los colegios y muchas aulas estuvieron en cuarentena.

    Menos mal que parece que no volveremos a esa situación, aunque tampoco estamos para saltar de alegría. Parece que el curso que se avecina, el 2022-23 estará marcado por las restricciones, pero no en lo que se refiere a las limitaciones en cuanto al número de alumnos en una clase, sino respecto al consumo de energía y, como consecuencia, la temperatura en las aulas.

    Recomiendo a los padres que no guarden mucho las mantas que sus hijos llevaron a clase durante la pandemia para hacer frente al frío, cuando las clases se ventilaban constantemente y lo habitual es que ventanas y puertas estuvieran abiertas. El Consejo de Ministros aprobó el pasado lunes las medidas para el ahorro energético entre las que figura que la calefacción no deberá superar los 19 grados. Menos mal que se salvan de esa medida los colegios, si no tras el pasado invierno de ventanas abiertas, este año sería aún peor.

    Como siempre, el presidente del Gobierno generaliza y se olvida de que no tiene nada que ver el clima de Asturias con el de Castilla y León o el de Andalucía. No creo que en Sevilla suponga demasiado problema que las clases estén a 19 grados, más de un día estarán por encima de esa temperatura, pero en ciudades como Salamanca, 19 grados es una temperatura baja para que los niños se sientan cómodos en clase. Pero, como siempre, en caso de que se hubiera aplicado, los pequeños no dirían nada, los padres les abrigaremos un poco más y punto. ¡Ya verán las discusiones que, sin embargo, se van a montar en las oficinas, empezando por las de los organismos públicos!

    Es cierto que la situación energética es tan grave que todos tenemos que arrimar el hombro y hace falta tomar medidas, pero con Pedro Sánchez siempre tengo la sensación de que se mete en casa, de que es capaz de decir lo que podemos o no hacer. Él y todo sus ministros se han atrevido a decirnos que no comiéramos ternera, nos han indicado los juguetes que debemos regalar a los niños para no ser machistas y ahora quieren someter a los jóvenes a una prueba de madurez para acceder a la universidad.

    Pilar Alegría, ministra de Educación, bien podría probar con Sánchez y todo su equipo esa prueba de madurez por la que quiere hacer pasar a los estudiantes. Es adecuado actualizar la EBAU, pero el nuevo modelo debería de servir para igualar los criterios y que las diferencias existentes entre comunidades fueran desapareciendo y, la verdad, después de la explicación que ha dado la titular de Educación, parece que sucederá todo lo contrario. Además, ¿qué sentido tiene anunciar una prueba para dentro de cinco años? Creo que al final el objetivo es pasar la “papeleta” al que venga detrás porque la propuesta de Alegría pasa por una larga transición hasta llegar a la nueva EBAU. ¿Será que es consciente de que tiene los meses contados como ministra de Educación?

    De momento, mejor no pensar en lo que se avecina, disfrutemos del verano. ¡Felices vacaciones!

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png