13 julio 2020
  • Hola

La agricultura tiene solución

16 feb 2020 / 03:00 H.

El sector agrario español lleva dos años con malas cosechas y bajadas de precios. Como consecuencia la renta agraria ha descendido, aunque se ha compensado parcialmente con las ayudas europeas (PAC) y también a través del seguro agrario. Tampoco es cierto que la política y los poderes públicos hayan abandonado a la agricultura.

En efecto, hay sectores con fuertes apoyos, como es el caso del olivar, razón por la cual la superficie de este cultivo ha aumentado mucho, y en algunas campañas con buenas condiciones climáticas ha habido sobreproducción y caídas de los precios. Por otro lado, los aranceles impuestos por EEUU a las aceitunas de mesa y al aceite de oliva español se han hecho notar.

La producción de frutas y hortalizas también sufre problemas de precios por exceso de producción, además del corte de las exportaciones desde la UE a la Federación Rusa a causa de la crisis de Ucrania. En el sector del porcino ocurre lo contrario, pues las exportaciones han aumentado de manera espectacular, en especial hacia China, lo cual ha elevado los precios.

La pregunta que conviene hacerse es si la crisis actual es sólo coyuntural o si reviste caracteres estructurales. En otras palabras: si pasará o ha llegado para quedarse. Según el experto José María Sumpsi, catedrático de la Politécnica de Madrid y que fue subdirector general de la FAO, son cuatro los factores que están detrás de la actual situación: a) el cambio climático y la frecuencia de fenómenos climáticos extremos; b) el excesivo peso de pequeñas explotaciones; c) el deficiente funcionamiento de la cadena alimentaria y d) factores geopolíticos, como el proteccionismo y el aumento de aranceles por parte de EE.UU. o el corte de las exportaciones hacia Rusia de las frutas y hortalizas de la UE. De estos factores, el único que es claramente estructural y duradero es el cambio climático.

Veamos cómo abordar la solución, siempre siguiendo a Sumpsi: 1) hacer crecer el tamaño de las explotaciones exigiría la entrada de jóvenes con vocación agrícola. 2) La cadena alimentaria puede y debe funcionar mejor y, de hecho, existe en España una ley de 2013 para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria. La ley trata de proteger a los agricultores frente a la industria alimentaria y a la gran distribución y crea un observatorio de precios a lo largo de la cadena. Sólo hace falta mejorar dicha ley y que se cumpla más y mejor. En pocas palabras: parece que la crisis actual sí tiene arreglo.