Borrar

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Cofradía salmantina de plateros data de 1450 y se puso bajo la advocación de san Eloy, siendo su sede la iglesia de san Isidoro y san Pelayo. Gil González Dávila en 1606 censa 24 plateros.

Entre los plateros salmantinos que destacan en el siglo XIX se encuentran Jaime Franquera y los hermanos Miguel C. y Manuel María Elena Ribadeneira. Jaime fue premiado por Carlos IV con el nombramiento de Platero de Cámara.

Miguel C. Elena Ribadeneira, tuvo su establecimiento en la plaza del Peso, donde ya su padre lo tenía al menos desde 1844. Su hija Florentina Elena Pérez casó con León Cambón Holgado, siendo padres del popular “Vidita”, Cándido Cambón Elena. La platería familiar en san Pablo, 1, fue conocida a partir de la muerte de don León Cambón Holgado como de “Viuda de Cambón” y al morir ésta el 01/03/1990, Cándido Cambón Elena y sus hermanas continuaron manteniendo el negocio con el nombre de “Hijos de Cambón”, pero cerraron en febrero de 1914, traspasando el negocio a Castor González, que rápidamente pone la joyería en manos de Juan José Toribio Cordón de Blas.

Manuel María Elena Ribadeneira fue padre de Sebastián Elena Franquera con platería en Rúa 6 y luego en la plaza del Peso, al comienzo de la calle de san Justo 2, casado con Carmen Agúndez Fernández y al fallecer Sebastián se denominó “Hijos de Elena”. Una hija de éste, Rafaela, se casó con Juan José Toribio Cordón de Blas el 24/10/1913. Por tanto eran parientes por la rama de los hermanos Miguel y Manuel María Elena Ribadeneyra, al igual que lo eran de Cándido Cambón Elena.

Bartolomé Almeida tiene su tienda en Plazuela de los Limones en 1795. Bernardo García en 1810 abre una platería en la esquina a Quintana, Rúa 1 y 3 y la traslada a Poeta Iglesias 10, en 1861, su hijo Antonio García Vicente, artífice platero. Es después de su hijo Fernando García, luego Viuda e Hijo de Fernando García. Tenía el taller en Miñagustín, 21, dirigiendo la sección de joyería el cordobés Francisco Jiménez García y la de platería Mariano González hasta que cierra su nieto Vicente García en 1932. Le sucede Andrés Llorente que tenía casa en Béjar.

Antonio García Vicente está en Rúa 1 y 3 en 1861; Juan Antonio Curto e Hijos, casa fundada en 1864 en Rúa 36 tienen otra en Azafranal, 28, en 1906; el diamantista, engastador y grabador Rafael Brizuela en la Isla de la Rúa, 13 en 1888 y con su hijo en Meléndez, 14 en 1905.

Felipe Téllez de Meneses estuvo en Rúa 2 y 6 en 1897 y al fallecer en 1908 queda al cargo su hijo político Lucio Moro Astudillo, que muere en 1916 y sigue su esposa Jacoba que, ha dado el traspaso en 1921 a Antolín Núñez especializado en filigrana charra. Lucio Moro adquiere en 1909 la platería de Viuda de Capelo.

M. Casado tiene la tienda en Rúa 20 frente a la calle de los Corrales en 1888. Román García, que estaba en la calle de la Rúa 18, frente a la “Equitativa”, en 1889, se traslada a Estafeta 25, en 1892 y a Libreros 20, en 1897.

El local vacío de la esquina de Rúa y Navío 13, pasa a ser de Angel López Benito hasta su fallecimiento en 1900 haciéndose cargo la Viuda de Lorente hasta 1914 en que lo traspasa a Casimiro Brizuela González, hijo de Rafael y concejal del Ayuntamiento, que se anuncia como sucesor de Viuda de Lorente.

El 19 de junio de 1965 se abre la joyería Montecarlo, de Antonio Jiménez Jiménez, que viene de otro establecimiento en Poeta Iglesias, número 5, desde el 10 de agosto de 1958, con alta joyería, platería, artículos de regalo y relojería y vendiendo el afamado reloj Piaget. La tienda es diseño del artista Basulí Gost. Muere el 8 de enero de 1980 a los 69 años y tres años antes había fallecido en accidente su relojero Gumersindo Hernández Guerras. Al desaparecer la joyería “Montecarlo” en noviembre de 1996, es trasladada a la calle de Zamora, nº 1, bajo la rúbrica de “Carlos Jiménez, Joyeros”.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios