Borrar

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En sesión de 2 de enero de 1852 el Ayuntamiento de Salamanca aprueba por 9 votos contra 7, la instalación de un nuevo reloj en la espadaña de la Casa Consistorial y el relojero suizo Gustavo Eugenio Jonner, llegado a Salamanca para regir el establecimiento de la Viuda de Pedro González, se comprometió a suministrar un reloj de torre, tipo Morez con 3 cuerpos y esfera transparente, de repetición, con “cuartos”, que costaría 14.000 reales, además de 9.000 una campana grande de mil libras y 8.800 las dos pequeñas de 550 libras para dar los “cuartos”, mas 4.200 reales el casetón para maquinaria.

El Ayuntamiento tanteó la posibilidad de que el obispado facilitara las dos campanas de la extinguida iglesia de san Sebastián, que servirían para los “cuartos” y al no ser posible, el obispo don Antolín García Lozano, ofreció gratuitamente una de las dos que existían en el templo de san Adrián, que iba a ser derruido para desembarazar la calle de san Pablo.

El Ayuntamiento, por medio de su alcalde, don Isidoro Mariano Cafranga, aceptó la donación y previos los permisos oportunos, derivó la campana en buen uso a las madres Isabeles que la permutaron por una más grande, pero quebrada hacía tiempo. También se llegó a un acuerdo con la “fábrica” de san Martín para comprar su parte del reloj y emplearlo en las nuevas campanas. Se encargó de la fundición el campanero de Zamora Salvador Raurell, trabajo que ejecutó en lo que hoy son los Juzgados de Colón, dejando constancia de su firma y la fecha en las campanas pequeñas y poniendo en la mayor, la inscripción “A la Princesa de Asturias el Ayuntamiento de Salamanca. La hizo Salvador Raurell. Año de 1852”.

Se optó por montar un reloj de torre del tipo Morez, con 3 cuerpos y una sencilla pesa interior para el movimiento y dos externas para las campanadas, que sonaban a los cuartos, medias y horas, lo que hacía un total de 912 campanadas diarias, fabricado por una empresa de Vitoria. El primer relojero fue Santiago Marcos, contratado el 5 de agosto de 1853 por 636 reales al año.

Las pesas, en un principio bajaban a mucha profundidad. La de los “cuartos”, que consistía en una bala de cañón de 15´5 cm de calibre y 70 cm de largo, de los tiempos de Napoleón según se decía, bajaba hasta el enrase con el piso principal, lo que suponía unos 10 m. La de las “horas” era mucho mayor y formada por pesadas piezas, llegaba en su desplazamiento vertical hasta la altura del pavimento de la Plaza, con lo que recorría casi 15 m.

Necesitó ser reparado el 10 de setiembre de 1901 poniéndole de nuevo la esfera antigua y más tarde en 1925, trabajos que realizó el relojero oficial del Ayuntamiento, Antonio Ferreira, tras el fallecimiento de su suegro, Juan Gómez Sebastián.

Tuvo una “cuchufleta”: “El reloj de la Plaza, menuda “letra” / cuantos más “cuartos” tiene / menos los suelta”.

En 1965 se redujeron las campanadas al instalar otro tipo de mecanismo para solo sonar a las horas y en 1991 la parte mecánica de la maquinaria pasó a ser electrónica, recuperándose en el mes de febrero de 2010 los sonidos de los “cuartos” y “medias”, con descanso durante la noche.

El primer fabricante de campanas del que tenemos noticias en Salamanca es Campo Hijo, del que desconocemos lugar en que se encuentra su fábrica e incluso el nombre.

Funde dos campanas en 1872 con destino a la capilla de la fábrica de curtidos que posee en Vistahermosa Saturnino Charro. En la parte alta de la portada se elevaba la espadaña con dos vanos para el campanario en que se alojaron las mencionadas campanas que llevaban la inscripción: Campo hijo– Salamanca - Saturnino en la parte delantera y Charro en la parte de atrás.

Saturnino Charro Álvarez, en 1845 figura como fabricante y comerciante de curtidos que expende en la plazuela de las Carnicerías del Macho, tienda del Pito, en lo que fue calle de la Salina. El 14/11/ 1871, Isabel Inocencia Sánchez Ventura, viuda de Eusebio Bermúdez de Castro, le vende la finca llamada Montalvo Mayor número nueve, lugar que se denominará Vistahermosa.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios