Borrar

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

José Cabrillo Mayor nace a finales del siglo XIX en Güemes, municipio de Bariego en Cantabria y su familia se desplaza a Villanueva de la Serena, donde tiene un obrador de campanas Fernando Villanueva Sáenz. Casa con una hermana del campanero, llamada Isabel y no llegan a tener descendencia. Se establece como constructor de campanas en Ledesma en 1910 y en 1914 traslada el negocio al Camino de las Aguas de Salamanca, en 1919 a la Avenida de Mirat número 1 y posteriormente a la Plaza del 1º de Mayo.

En 1922 ingresa como aprendiz su sobrino Valentín quien al fallecer su tío el 1 de marzo de 1949 se hace cargo del negocio anunciándose como: Gran fundición de campanas de Valentín Cabrillo García (sobrino y sucesor de José Cabrillo) Avenida General Mola 63, frente a la estación de ferrocarril. Cuando se jubila en los años setenta todavía sigue algún tiempo la empresa en manos de su esposa (los hijos se desentienden), ayudada por el oficial Ricardo Cea que llevaba 34 años en la fundición. Muere Valentín nonagenario el 6 de octubre de 1999.

En 1922 el sello de la fundición es: José Cabrillo Mayor (Escudo Real de España) proveedor de la Real Casa. Salamanca. En 1940: Gran Fundición de Campanas (imagen de la Inmaculada de 3 cm) Marca registrada. José Cabrillo Mayor. Metales superiores. Salamanca. En 1957, ya fallecido José: Fundición Campanas. Casa Cabrillo. Metales Superiores. Salamanca.

Tal vez la última campana fundida por Cabrillo sea la de Nava de Sotrobal en 1974, de perfil romano como su compañera, datada en 1868. La primera de la que existen datos es la Campana Gorda de la Catedral de Ciudad Rodrigo en que para anunciarse dice: “Acreditado Taller de Fundición de Campanas tiene en Salamanca D. José Cabrillo Mayor donde se ha fundido la campana que había rota en la torre de esta parroquia”. Es colocada el 22 de setiembre de 1915 y dio lugar al vals “Toñito”.

Destacan: dos de El Escorial en 1919, (para sustituir a las que en 1674 fundiera en Amberes la casa Melchior de Haze por encargo del Conde de Monterrey), dedicadas al rey Alfonso y a la reina Mercedes, de forma esquilón; las reparaciones en las Catedrales de León, Palencia, Segovia, Monzón o Salamanca; en las iglesias de san Martín, san Esteban, san Juan de Sahagún, San Juan de Barbalos, o Clerecía.

Las nuevas de las parroquias de Fátima y el Arrabal, monjas Bernardas o Esclavas del Rollo, donadas por el ganadero Lisardo Sánchez. Se montaron también las dos campanas en el campanario de la iglesia de san Sebastián, concluido el 25 de agosto de 1903, dándoseles el nombre de Teresa y Conchita, dícese que por sus madrinas, cosa que no es cierta. (Las madrinas fueron las hijas del general Azcárraga, presidente del Senado, que se llamaba María de la Asunción y la del coronel de Lanceros de Borbón, Gobernador Militar, llamada María Patrocinio Castaños). Gracias a las gestiones del obispo Padre Cámara se convirtió en Parroquia de la Catedral, sustituyendo a la Vieja y la abrió con gran solemnidad al culto el 6 de octubre de 1903 a las cinco de la tarde, con la bendición de las campanas, siendo asistido por los Capitulares Jarrín y Bellido, entonando los salmos el coro de sochantres y bajos de la Catedral.

En la provincia: Valdecarros y ermita de Otero en Palomares. Y fuera: Torrecaballeros, Turégano, Sotosalbos, Montejo de Arévalo, Cubillos del Rojo, Almendralejo, Santa Marta, Santiago, Samos, Carracedo, Madrid, Las Palmas, iglesia parroquial de la Asunción de Montoro Mezquita en Teruel y la de la iglesia con-catedral de santa María del Roncal. En Calanda las campanas “Esperanza” y “María Dolores” en la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza. Incluso llegó a Fernando Póo. Valentín Cabrillo funde en 1954 “El Campanil” para la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo en Zamora, al que se bautiza con el nombre de Santiago Apóstol y portado por 12 cofrades desfila doblando a muerto el Viernes de Dolores, abriendo la marcha y sustituyendo al célebre “Barandales” que con sus dos esquilas en la mano, abre los demás desfiles procesionales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios