Borrar
DESDE LA TRIBUNA

En manos de un delincuente

Nunca los comunistas tuvieron más poder ni los independentistas estuvieron más cerca de conseguir su propósito

Miércoles, 16 de agosto 2023, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El tiempo para buscar los apoyos necesarios para gobernar España apremia, especialmente para Sánchez que quiere seguir como presidente del Gobierno a toda costa.

El jueves se constituyen las cámaras -en el Senado no hay problemas porque el PP tiene mayoría absoluta, pero en el Congreso nadie tiene la mayoría suficiente y las fuerzas de izquierda y de derechas están igualadas. Por eso cobra especial importancia la composición de la mesa del Congreso de los Diputados, un asunto nada baladí teniendo en cuanta que es el primer paso para saber si Sánchez es capaz de conseguir el apoyo de comunistas, golpistas, independentistas y de los herederos de Batasuna. En este órgano se decide la agenda parlamentaria y puede aplazar o adelantar el tratamiento de algunos asuntos o rechazarlos, como por ejemplo comparecencias o no del presidente en asuntos espinosos. En definitiva, el presidente en funciones sabe que es el primer peldaño en el que se la juega en función de lo que le pidan los radicales y de las exigencias del huido de la justicia, que desde Waterloo le dijo el lunes que se acercaban días decisivos: «Crece el nerviosismo y sube la subasta». Lo que quería decir el forajido es que, siendo los votos de los 7 diputados de Junts indispensables para que Sánchez siga en La Moncloa, el PSOE cumplirá todas sus exigencias o volvemos a votar.

Después de que el PP le arrebatara un escaño en Madrid al PSOE gracias al voto de los españoles residentes en el extranjero, consiguiendo así 137 escaños que, sumados a los de Vox, al diputado de UPN y muy posiblemente al de Coalición Canaria podrían llegar a los 172 escaños frente al Partido Socialista, que junto a sus socios (Sumar, ERC, PNV, EH Bildu y BNG) conseguiría sumar 171 diputados. Sánchez necesitaría al partido de Carlos Puigdemont sí o sí y el prófugo lo sabe.

Yo, llegados a este punto y por mucho que me fastidien otras elecciones, que me fastidian enormemente, prefiero volver a las urnas en vísperas de las Navidades, porque el fugado está claro que lo primero que va a pedir es el indulto y después la independencia.

La humillación al actual inquilino de La Moncloa es de tal calibre que lo van a tener con el corazón en un puño hasta la hora de la votación. Ha dicho el delincuente que se decidirá el voto de su partido para la Mesa del Congreso casi al mismo tiempo de la votación.

El partido de Puigdemont ha convocado una reunión de su Ejecutiva el mismo jueves por la mañana. El encuentro se realizará a primera hora y de forma telemática, lo que permitirá que se desarrolle casi de forma paralela a la constitución del Congreso de los Diputados, que arranca a las 10.

¿Qué va a ser de los españolitos normales, de los que no cometemos delitos con ERC exigiendo por un lado, Junts por otro, los del PNV por su parte, los de Bildu por la suya y los comunistas espantando a los inversores y poniendo contra las cuerdas a los grandes empresarios?

Es verdad que Pedro Sánchez también conoce las debilidades de los delincuentes con los que trata y sabe que ninguno de los socios con los que está dispuestos a negociar España van a vivir mejor que con él. Nunca los comunistas tuvieron más poder que con este presidente del Gobierno, ni los independentistas estuvieron más cerca de conseguir su propósito de celebrar un referéndum para llegar a su ansiada independencia. Ni el PNV, ni mucho menos los golpistas catalanes se van a abstener para que gobierne quien ganó las elecciones porque no les interesa.

Lo mejor es que votemos de nuevo. Sin duda.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios