Borrar
DESDE LA TRIBUNA

Gracias, ministro

El resto preferirá sufrir en silencio los desmanes de este Gobierno entregado a los golpistas, que ir de la mano de los ciudadanos

Miércoles, 17 de enero 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El recién encumbrado ministro de Transporte, Óscar Puente, tiene un problema en Salamanca, aunque quiera mirar para otro lado o mentir como han hecho sus antecesores.

Puente, el bocazas oficial del PSOE, el insultador profesional, el dóberman elegido por Sánchez para que meta miedo en un Gobierno idiotizado sin remedio y convertido en un pelele de Puigdemont, se enfrentará el domingo a una manifestación en Salamanca, a la que, en principio, acudirá su partido.

¡Ya veremos a ver cuántos miembros destacados del PSOE están en la protesta o si su anunciada presencia es simplemente un paripé para quedar bien con Salamanca y no enfadar a los que mandan! Y ahora el señor Puente va a mandar mucho dentro de la ejecutiva socialista. Mucho me temo que la mayoría se quedará en casa y acudirán el portavoz municipal, José Luis Mateos, y tal vez el secretario general del partido en Salamanca, que también es parlamentario nacional, David Serrada. El resto preferirá sufrir en silencio los desmanes de este Gobierno entregado a los golpistas, que ir de la mano con el resto de fuerzas políticas, instituciones y de los ciudadanos de a pie.

La manifestación convocada para el domingo es una de las causas más justas por las que ha peleado Salamanca. Conectar la provincia decentemente con Madrid -lo de Ávila es una indecencia vergonzosa porque no se puede tardar más de tres horas en hacer poco más de 200 kilómetros- es prioritario para el desarrollo económico y social. No podemos aspirar a crecer en ningún ámbito mientras no dispongamos de frecuencias razonables para viajar a la capital de España. Ahora mismo solo tenemos tres trenes en cada una de las direcciones, que casi siempre están completamente llenos.

Otra de las razones por las que esta manifestación es justa es porque no podemos seguir dejando que nos tomen el pelo, que se burlen de nosotros intentando seguir engañándonos con argumentos pueriles como que no hay trenes. Nos quitaron servicios cuando estalló la pandemia, pero ahora ya no hay ninguna razón para no devolvernos la cuarta frecuencia y poner la quinta que en el 2020 se estaba gestionando.

Lo último que hemos sabido, por boca del actual ministro responsable, Óscar Puente, es que tendremos la cuarta frecuencia -no dice nada de la quinta- en cuanto lleguen los nuevos trenes Avril de Talgo que conectarán Galicia con Madrid por Alta Velocidad y que parece que comenzarán a operar a partir de marzo.

Claro que las prisas por mejorar la conectividad de Galicia con Madrid por alta velocidad obedecen a un tema de oportunidad electoral, en una comunidad en la que al PSOE no le va excesivamente bien en las encuestas, a pesar de todos los escándalos que están fabricando.

Ha sido tan descarado el anuncio del ministro «boca-chanclas» que la Junta Electoral de Galicia ya le ha dado un tirón de orejas. Puente se presentó en Galicia el día 5 rodeado de un séquito interminable de reyes y magos que igual hacen el milagro de llevar «los abril» a Galicia en campaña para que a nosotros nos devuelvan el tren que nos permita recuperar, después de casi cuatro años, una frecuencia.

Puente tiene pocas intenciones de solventar el problema. Ni siquiera ha manifestado voluntad de reunirse con instituciones y usuarios que están al frente de la reivindicación. Sin embargo, ayer recibió a los privilegiados de Castilla y León que disfrutan del Ave para «analizar el servicio y las previsiones de mejora». Gracias ministro, lástima que no seamos independentistas y estemos condenados a mendigar un tren decente, no un Ave.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios