Borrar
Opinión

La «toga nostra»

El golpe de Estado que estamos viviendo en directo es de manual, mientras España se va de vacaciones

Jueves, 4 de julio 2024, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Desde el surgimiento de «Podemos» -con todos los pijo-progres jaleando a Iglesias, y de aquellos polvos estos lodos-, España ha sufrido un deterioro tan estúpido y tan irrefrenable, que me resulta imposible reconocerme hoy como español. Montesquieu fue asesinado en 1985 por la apisonadora parlamentaria del PSOE con su reforma del Poder Judicial, y ahora el «sanchismo» está profanando su tumba para que quede claro quién manda aquí: Fidel Sánchez, Francisco Sánchez Bahamonde, Nicolás Sánchez, Vladimir Sánchez, Benito Sánchez… el catálogo es amplio.

El golpe de Estado que estamos viviendo en directo es de manual, mientras España se va de vacaciones, pide otra caña y hace cábalas sobre el partido de mañana en Stuttgart. En esto nos han convertido, en Manolo «el del Bombo». En la sombra, la Justicia (la única posible, la independiente) vive sus días más aciagos viendo como toda la maquinaria política «sanchista» le está usurpado su única arma: la Ley; viendo como un nido de sectarios, como es el Tribunal Constitucional de Conde Pumpido, está reescribiendo las sentencias judiciales a gusto de un Gobierno que no está dispuesto a rendir cuentas, y mucho menos en el caso de la mayor corrupción política de España, como es el caso de los ERE de Andalucía, de exclusiva responsabilidad socialista. «Liberty» Sánchez está por encima de la Ley, y el feo asunto de su esposa bien lo demuestra: ni se inmuta. En cualquier país de nuestro entorno con una democracia sólida, Sánchez ya habría dimitido. Ah, perdón, que la culpable es Ayuso. Y el fango. Y la ultraderecha. Y la derecha a secas. Y todos nosotros, los que cumplimos como ciudadanos y los que estamos bajo el imperio de la Ley, cumpliéndola y acatándola. Pero no, los hay con «bula sanchista», como el prófugo de Puigdemont, que se permite el lujo de insultar públicamente a la Justicia española como «la toga nostra», tras dejar el Supremo fuera de la Ley de Amnistía el delito de malversación. La «toga nostra», ¡y lo dice el rey de la mafia catalana! Qué semejantes delincuentes, que semejante gentuza humille y difame así al Poder Judicial y que nadie se escandalice, es terrible. No quiero imaginar qué pensará un juez de provincias -solo y sin medios- ante estos agravios constantes, ante estos desvaríos y desmanes golpistas consentidos por un Sánchez borracho de poder y revancha. A saber dónde acabará esto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios