Borrar
Opinión

La mujer

Escondida bajo la alfombra de palacio, la esposa del presidente se presenta como la mujer florero de Jacq´s

Jueves, 23 de mayo 2024, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Desde bien pequeño la expresión «la mujer» para referirse a la esposa como un verdadero objeto me chirría, y aunque hoy ya se utiliza menos, la sigo escuchando: «La mujer me dijo», «vino la mujer», «la mujer está trabajando»… «La mujer», como quien habla del paraguas o de un autobús. Algunos ya veníamos educados de casa y no necesitábamos lecciones de pseudoigualdad de esta pandilla de progres trasnochados. Desde niños sabíamos distinguir a un hombre de una mujer y lo que es más importante, ubicarlos, ubicarnos, respetarlos y respetarnos, lo que no sé es qué ha pasado después, cuando todo (pero todo) se nos ha ido de las manos…

Y como «la mujer» (florero) trata Pedro Sánchez a su esposa, opinando por ella, hablando de ella, y confiándonos lo «profundamente enamorado» que está de ella, de «la mujer», como si a los españoles nos importara el estado de su corazón, cuando lo único que nos preocupa es tener un Gobierno, no este botellón de resentidos y tiralevitas.

No puedo soportar escuchar al presidente, y menos en el sanctasanctórum que debería ser el Congreso de los Diputados, de «la mujer» para arriba, «la mujer» para abajo, sacando la cara por ella, porque ella, pobrecita, no tiene lengua. Menos mal que Begoña Gómez tiene macho que la proteja y que diga lo que hay que hacer en esta casa, ¡coño! Y ahí tienen al hombre de «Jacq´s» en persona, Jacq´s Sánchez, lo más casposo y machista: «No quiero un hombre cualquiera, busco a Jacq´s». Con lo fácil que sería que una mujer independiente (empoderada, dicen ahora los finolis) saliera a dar las explicaciones oportunas y obligadas, dado que es «la mujer» de quien es, y si lo quiere tanto como él a ella, con más razón. No se entiende que si todo son difamaciones, mentiras, insultos y escarnios contra ella, no salga a explicarse y a defenderse. Escondida bajo la alfombra de palacio como está, la esposa del presidente se presenta como la mujer florero de Jacq´s y su silencio sólo la hace más sospechosa. Mientras tanto, su hombre la está sacando de paseo por el circo, y aunque dice defender su honor, la usa de escudo humano, otro más, como los gays, los periodistas y los jueces fachas, Milei, y ahora la causa palestina. Creo que habría que denunciar al presidente por invisibilizar a su mujer. ¿La mujer?, pues en casa, que fuera ya la defiendo yo, dice Jacq´s (aplausos del coro feminista con lanzamiento de sujetadores).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios