Borrar
Opinión

Ser Fernando Pablos

Le uso a usted como prototipo de esta España amoral e indolente, arrodillada y servil ante su «puto amo»

Jueves, 6 de junio 2024, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No, señor Pablos, no se preocupe, no es usted el objeto de este artículo, cuyo título fantasea con el de la película «Being John Malkovich», con el título y con las habilidades socialistas para ocupar -colonizar más bien- las mentes de sus seguidores, inocentes ciudadanos o fervorosos hinchas como usted, siempre sesteando desde los cargos que van ocupando legislatura tras legislatura, tras legislatura, tras legislatura… ZzzzzzZzzzzz…

Le uso a usted como prototipo de esta España amoral e indolente, arrodillada y servil ante su «puto amo», el puto amo de ahora, pues antes tocaron otros, a los que aplaudieron a rabiar, ¿recuerda? Hoy directamente les ignoran, cuando no les escupen echándoles del partido. Todo está corrompido en el ambiente, de la casa del pueblo a La Moncloa, una democracia vertical hacia una dictadura pavimentada de mentiras, infamias y mucho ruido.

No voy a explicar -enumerar sería más correcto- la mierda en la que está metido Sánchez y sus «hooligans», pues es evidente incluso para gente tan sectaria como la que ondea la bandera «sanchista», y nótese que jamás cito al Partido Socialista, pues hace tiempo que el PSOE fue demolido. Quienes auparon a Sánchez y a su «primera dama», gente que, como usted, no han parado de reírle las barbaridades, están cometiendo una atrocidad con toda la sociedad, un viaje a la locura destrozando sus propios principios e ideales. Ustedes, el público del circo romano de Sánchez, son el problema; su falta de personalidad, de higiene ideológica, de respeto a la democracia y a la Constitución, nos ha traído hasta aquí, a una España imposible, unos fomentando la violencia ambiental con el fango, fango y más fango, y otros -fuera del negocio político- tristes, desencantados y asustados, pues lo que tenemos es para estarlo, y mucho. Si salimos de esta, saldremos con la esperanza hecha jirones, y ustedes, su apoyo tácito y sus aplausos cómplices, son los culpables. Su silencio es su cruz y créame que no hay una gota de acritud en lo que escribo. Levántense, rompan sus carnés si es necesario, conminen a su jefe a dejar de ser un machista e inviten a la señora Gómez a que sea ella misma la que hable, que sea libre, que defienda la inocencia que la Justicia pone en entredicho. Y usted sea Fernando Pablos, vístase de dignidad y no caiga en manos de sus diablos (escena sacada de «Tintín en el Tíbet»).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios