Borrar
EL COMERCIO SALMANTINO POR GREMIOS

Antiguas fábricas de cerveza

Durante la guerra europea y años posteriores. «La Corona» fue la única fábrica productora de hielo en cantidades industriales en la ciudad ·

Sábado, 1 de julio 2023, 05:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En 1864 la sociedad francesa Scheneider y Compañía solicita licencia para abrir una fábrica de cervezas en las afueras de la Puerta de Zamora. No constan noticias de que le fuera concedida.

El monasterio de las Canónigas o Canonesas de la Orden de san Agustín y su iglesia de San Pedro de la Paz, en la calle de san Pablo frente a la calle del Tostado, al ser suprimido el convento en 1854, por el obispo de la diócesis, fue ocupado por la fábrica de lienzos de Simón Moreno Gil.

En 1873 se expropian 17.000 pies cuadrados a Simón Moreno abonándole 20.000 reales, que añade a su propia parcela Ramón Hernández, para instalar una fábrica y despacho de cervezas alemanas, licores y gaseosas, que consigue premios en 3 exposiciones y que pasa a regentar por convención verbal y de buena fe, junto a Luis de Ansede y el alemán José Vonarburg Fries o Müller, constituyéndose en sociedad el 06/04/1881, sociedad que se disuelve el 26/01/1892.

Ramón Hernández tenía una fábrica de licores en la plaza del Corrillo, 3, pegada a la iglesia de san Martín, Luis de Ansede era propietario, junto a su hermano Anselmo, del prestigioso Hotel de las Cuatro Estaciones, que suspende pagos en 1890 y José Vonarburg tenía la propiedad de la marca salmantina de cervezas «La Estrella». Vonarburg en 1899 se traslada al Paseo de la Estación, 23 y queda como único dueño el socio Ramón Hernández, que procede al traslado de su otro negocio de la plaza del Corrillo a san Pablo en 1900.

La marcha de José Vonarburg se produce a los bajos del Palacio de Llén, construido por el arquitecto don Joaquín de Vargas Aguirre en 1894 para su pariente, el primer marqués, don Manuel Josué Sánchez Tabernero y Vicente.

En 1908 Vonarburg pretende la venta de su fábrica y la Asociación de Vinos, Comidas y Licores celebra Junta para su adquisición por el procedimiento de suscripción de acciones de 100 pesetas, pero la operación no tiene éxito y el 13/01/ 1911 José Vonarburg la vende a otro alemán, José Ertl de Saaz, que llega tras cuatro años al frente de la fábrica de cervezas «El Aguila» de Madrid, después de haber pasado por la Academia de la cerveza de Munich. El 4 de abril la reinaugura con unas modernas instalaciones, donde el actual restaurante «Palacio Prado».

Al morir Ramón Hernández, la fábrica de cervezas y fábrica de hielo artificial «La Corona» pasa a su hijo Anselmo Hernández Mateos que fallece el 20/03/1911, sustituyéndole en el negocio su hijo Rodolfo Hernández, quien formó sociedad con el industrial dueño del café y cervecería «Torres» de Espoz y Mina, 18 y de «Las Torres» (grande y chica) de la Plaza Mayor, inaugurando la fábrica bajo la dirección del cervecero alemán Georg Zein, persistiendo el nombre de «La Corona». Durante la guerra europea y años posteriores fue la única fábrica productora de hielo en cantidades industriales en la ciudad. Sufrió un gran incendio el 28/08/1929 del que logró recuperarse.

La firma Matossi, Franconi y Cía. familiares de los dueños del café Suizo salmantino, de la calle de Zamora, crea en Santander la fábrica de cervezas «La Cruz Blanca» en 1867, tomando como enseña la cruz griega blanca sobre fondo rojo a imitación de la bandera helvética. En 1917 se fusiona con «La Austriaca» del marqués de Valbuena, que había nacido en Santander en 1897, pasando a ser la firma «Cervezas Santander».

En 1930 compran la firma «La Alemana» de cervezas «El Gallo», marca ésta que data de 1900 y desaparece en 1961. A partir de 1930 comienza a fabricar «La Salmantina», siendo director de la fábrica Manuel Rosell, que ha llegado en 1926 procedente de Valladolid, donde era gerente de la fábrica de cervezas Gambrinus, propiedad de Carlos Avernheimer. «La Salmantina» fabrica las marcas «La Cruz Blanca» y «La Austriaca».

Tuvieron también fábricas de cerveza en 1890, Francisco José García en Salamanca y Matías Prieto en Chamberi; en 1892 «La Aurora» de Eduardo Hernández en Plata, 2; Carlos Herrera en la fonda de la Estación en 1902 y Esteban Bonilla en 1905.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios