23 agosto 2019
  • Hola

Dos ediles, no dos borregas

03 jul 2019 / 03:00 H.
Alberto Estella
El farol

La situación no puede ser más castiza : “Podemos Ganemos” obtuvo solamente dos concejalías, la mitad que en la anterior Corporación. Renunció honrada y coherentemente el cabeza de lista, Sr. Risco, que tiene un oficio al que regresar. Bueno pues la segunda de esa lista – Carmen Díez -, y la tercera, la pintoresca Virginia Carrera, no se han constituido en “grupo municipal”, trámite facilón pero donde hay que señalar al portavoz. Hacen muy requetebién, porque ni son grupo, ni hacen equipo, ni son gregarias, ni siquiera un dueto. Son dos mujeres amantes del individualismo, dos caras de una moneda y punto. ¿Porqué las podemitas han de juntarse, constituir un “grupo” y disponer de una portavoz? Eso son degeneraciones de la democracia representativa, manías de los críticos, ganas de ser lanares.

Me recuerda la anécdota de Oriana Fallacci, sobre los dos únicos habitantes de un fiordo noruego, que no se ven en todo el año. Uno invita al otro a Nochebuena, pero cuando el invitado pretende iniciar una charla, el anfitrión le detiene, “¡Calla hidep..! yo solo te he invitado a beber, no a hablar”. O lo que creo haber leído en Delibes, dos labriegos únicos habitantes de una aldea, que no se hablan jamás entre ellos.

El caso es que doña Carmen y doña Virginia debutaron en el nuevo Ayuntamiento salmantino sin ser grupo municipal, ni tener designada portavoz. El comprensivo Sr. Alcalde las permitió repartirse el tiempo que tendría asignado el grupo (inexistente), y votar cada una lo que les viniera en gana. Y ahí tienen ustedes a estas dos campeonas de la desunión, el desacuerdo, que fueron juntas (pero no revueltas) a las elecciones, y andan como debe ser en democracia, ¡qué coño!, por libre, votando las propuestas una en contra, la otra absteniéndose, dando un colorido al Pleno que en otro caso sería aburridísimo. Yo elogio, aplaudo, la españolísima actitud de doña Carmen y mi frecuentemente “encolumnada” doña Virginia, porque encarnan perfectamente el espíritu de Podemos : Bescansa que en paz descanse, Monedero recaudando en Venezuela, Errejón poniéndoles los cuernos con Carmena...¡Libres, sueltas! Lo que no entiendo - ¿ustedes? -, es por qué las asesoras nombradas para asistirlas han renunciado y han salido corriendo a sus puestos de trabajo como funcionarias.