17 agosto 2022
  • Hola

De la Transición al caos

28 abr 2022 / 03:00 H.

    Quienes me lean con cierta regularidad sabrán que estoy muy preocupado por la salud de nuestra democracia y por el aspecto de simple decorado que va teniendo en nuestra sociedad, ya acostumbrada a un sistema con peligrosas querencias al totalitarismo. Para lo único que está funcionando muy bien la democracia en España es para que cualquier miserable decida la vida de todos nosotros. De todos. Y la lista empieza a ser larga e indigesta, pues no parece que a la política vayan a acercarse ni siquiera a medio plazo muchas mentes lúcidas, honestas, cabales y con capacidad para solucionar los graves problemas que nos acosan, tanto puntuales como estructurales. Digamos que los políticos actuales se han encargado de tomar al asalto las instituciones en busca de su impunidad, de ahí que nunca haya dimisiones, ni suicidios, ni abandonos, ni mucho menos una vuelta a sus vidas anteriores, sencillamente porque no hay vidas anteriores, como ayer mismo muy bien le recordó la ministra de Defensa, Margarita Robles, al impresentable de Gabriel Rufián, verdadero ejemplo de “político” con efectos eméticos. Margarita Robles, en cambio, sí podría irse a su casa mañana mismo, y tan contenta y tan pancha, lástima que le ate al Gobierno de Sánchez la “erótica del poder” y también su vocación de servicio, que me consta que la tiene.

    No es ni medio normal que vivamos en un permanente estado de levantamiento político debido, de una parte, a los insultantes chantajes naZionalistas a Madrid, y, de otra, a la nula capacidad de los gobiernos, y en particular del que ahora padecemos, a agarrar el toro de los problemas por los cuernos. Ni hay ideas, ni hay dinero, ni hay interés, ni hay responsabilidad, sólo un enfermizo deseo de aferrarse al poder a cualquier precio, y Pedro Sánchez encarna a ese sátrapa como nadie lo ha hecho en democracia. Pedro Sánchez y la larga cohorte de fariseos y peligros públicos.

    O acabamos con dicho estado de levantamiento, de tensión política, o tenemos los días contados como democracia seria, “demoCRAZY” toda la que quieran. Dirigir un país desde los golpes de efecto del populismo (vota Sánchez, te regala 20 céntimos) solo nos puede llevar al adocenamiento más cruel y orquestado desde una democracia que, ahora mismo, ya ha sido secuestrada por el desconcierto y las almas negras de quienes solo quieren sustituir la Transición por el caos.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png