06 octubre 2022
  • Hola

Con la música a otra parte

12 ago 2022 / 03:00 H.

    Recuerdo que en mi juventud la música y los bailes eran el hilo conductor de las fiestas patronales del pueblo. El día comenzaba con un grupo recorriendo las calles para despertar al personal. Luego, llegaba la Misa y la procesión bailando las jotas delante del Cristo. Al acabar tenía lugar el “Baile del Vermut”, que en estos últimos años se ha comenzado a recuperar. Antes de cenar estaba el baile como tal y, después de haber cogido fuerzas, a eso de la medianoche, se disfrutaba de la verbena, que se prolongaba hasta eso de las cinco más o menos, como ahora. ¿Alguien se plantea que en las fiestas patronales se acaben las verbenas a eso de las dos de la mañana? Imaginemos la siguiente escena, digna de una película de Berlanga: en el reloj del Ayuntamiento suenan las dos cualquier día de este largo fin de semana; la verbena de las fiestas patronales está en su punto más álgido; después de interpretar Paquito el Chocolatero, el vocalista del grupo se acerca al micrófono y, cuando los más optimistas piensan que va a dar paso a una nueva tanda de bailables, y los más pesimistas que anunciará un rato de descanso, lo que el músico hace es decir que se ha presentado la autoridad competente, en este caso alcalde o alcaldesa, para leer un comunicado de la mayor importancia. La inquietud se apodera de los asistentes mientras contemplan cómo el primer edil sube las escaleras del escenario, se aproxima al micro y poniendo cara, entre solemne y de circunstancias, anuncia lo siguiente: “¡convecinos todos: para ahorrar luz, siguiendo las recomendaciones-imposiciones del Gobierno, os comunico que, aquí y ahora, doy por finalizada la verbena y os pido que nos marchemos todos a casa a dormir. Gracias por vuestra comprensión y no os olvidéis de meteros en la cama mientras, siguiendo las recomendaciones de Teresa Ribera, cantáis “voy a apagar la luz, pensando en ti.” ¿Alguien es capaz de imaginarse lo que sucedería llegado ese momento, mientras los músicos comienzan a recoger sus bártulos? Mucho me temo que lloverían los insultos y probablemente se registraría un altercado de orden público. Ya escucho a los asistentes cantando a voz en grito el estribillo de algunas canciones que tengo grabadas en mi memoria. Por ejemplo, una de Los Pasos que lleva por título “ojo por ojo” y que reza a así: “vete y no vuelvas nunca jamás; vete y no vuelvas”. También esta otra que vendría al pelo, en este caso de Los Brincos: “nadie te quiere ya, nadie te quiere ya, nadie te quiere ya; qué vas a hacer, a dónde irás”. Y, claro, esto en vísperas de las elecciones municipales sería muy duro para el edil. Los más cercanos al alcalde en esos momentos complicados escucharían cómo este se lamentaba cantando eso de “sillón de mis entretelas, mi despachito oficial, me quieren quitar el cargo...”. Escena berlanguiana pura, como el decreto de Ribera.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png