18 octubre 2021
  • Hola

Toti, un ídolo en Tailandia

El Bangkok Glass pagó 200.000 euros por el extremo salmantino, que es una estrella en el país asiático

09 ene 2019 / 12:28 H.
Ver Comentarios

Vivir en Bangkok supone acostumbrarse a una humedad extrema, un tráfico caótico, un idioma ininteligible, una comida picante o el fanatismo por la monarquía. Como destino turístico es uno de los mejores lugares del planeta para pasar unas semanas, pero como lugar de trabajo y residencia... Hay que ser valiente. Toti lo fue. El futbolista salmantino llegó esta semana a Tailandia para inicia la pretemporada en su segunda campaña con los Bangkok Glass, uno de los equipos punteros del país, que el pasado verano se plantó en Vitoria y se llevó al exunionista por 200.000 euros: la misma cantidad por la que la Unión le vendió años atrás al Granada.

"Llegué hace cinco meses para el tramo final de la temporada y la verdad es que me lo esperaba todo peor, pero la ciudad me gusta porque tiene de todo y el club está muy bien estructurado. Cuando llegué se luchaba para ser campeón, pero dimos un bajón en la segunda vuelta y en el último partido no logramos meternos en la Champions asiática. Este año tiene mejor pinta", vaticina Toti.

Hay una pregunta que, dice, le repiten constantemente: ¿Qué nivel tiene la liga tailandesa en comparación con España? Y recita la respuesta: "Hay jugadores con calidad, pero no se puede comparar porque en Tailandia no hay fútbol base, así que hay conceptos que, sencillamente, no conocen. A veces sólo han transcurrido diez minutos y los partidos ya se parten y hay contraataques de tres delanteros contra dos defensas".

Uno de los mayores condicionantes del fútbol tailandés son el calor y la humedad. "Al principio me costó bastante adaptarme. Perdí mucho peso y eso que comía un montón y de todo, pero es que estaba constantemente sudando. Necesité una pequeña pretemporada, porque venía de estar parado en España, pero al final me aclimaté y me ha sorprendido porque creo que he estado en el mejor nivel de mi carrera".

En el Bangkok Glass juega en las dos bandas, mediapunta y delantero. "Me fichó un entrenador español, pero lo despidieron junto a su preparador físico, que también era español, y regresó el antiguo entrenador, que es tailandés". A la hora de comunicarse llegan los problemas. "Nos ponen un traductor del tailandés al inglés, que al principio me daba igual porque seguía sin enterarme de nada, pero al final te arreglas".

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png