20 octubre 2019
  • Hola

Los árbitros de fútbol base de Salamanca, hartos de agresiones: Aquí todos somos necesarios

El presidente del colegio de árbitros tras el incidente en el Unionistas-Carbajos benjamín: "Somos 119, es un número importante... pero estas cosas nos minan la moral"

20 feb 2018 / 10:02 H.

El colegio de árbitros de Salamanca está cansado de las agresiones (incluidos los intentos de ello) en la cantera. Los incidentes en el partido de prebenjamines entre el Unionistas y el CD Carbajosa le hace romper el silencio y dicen “basta”. “Es muy triste. Este fin de semana fue ante niños de 7 años, hace 20 días en juveniles... estas cosas te hacen plantearte quedarte en casa”. No lo harán. Ni tampoco tomarán otra medida. “No nos planteamos tomar ese tipo de medidas porque aquí los mayores perjudicados serían los niños, que son los que no tienen culpa de nada y los que se están llevando un mal ejemplo”, sentencia Gómez García -presidente del colectivo arbitral-. El colectivo va más allá. Pone el foco en los padres; y concreta: “Si algunos aficionados, que por suerte no lo son todos, hay que ser justo, dejaran en paz a los muchachos y no les presionaran, llegarían a amar de verdad este deporte. Pero no los dejan... Y, es más, los encaminan en el sentido contrario”.

Gómez García se centra ahora en el lance en sí que tuvo que sufrir el árbitro -Santa Martina Marcos-. Y en lo que no se vio: “Una vez estuvo en el vestuario, el árbitro se preparó para pitar un partido de fútbol 11. Eso es de profesional, de un saber estar que es para destacar. Si no llega a tener esas tablas qué hace -se pregunta-: ¿Suspende? ¿Y dejamos a 22 muchachos sin jugar por culpa de un grupo de padres?”, redunda. “Lo primero que tenemos que empezarnos a plantearnos es que el fútbol es un vehículo educación. Y no lo estamos cumpliendo”, apunta. A renglón seguido aporta otro dato clave: “A algunos padres del fútbol base solo les interesan sus hijos; y no se dan cuenta que lo han apuntado a un deporte colectivo, en el que por desgracia todos somos necesarios; desde el balón, al directivo que organiza y busca la financiación hasta el árbitro de la justicia, dentro de lo que puede. Es una rueda todos somos necesarios”, sentencia.

El colectivo arbitral está harto, pero no hinca la rodilla: “Ahora afortunadamente somos 119 y, por suerte, pasaron a mejor vida los años en los que de los 12 nuevos que empezaban a pitar temporada tras temporada a cinco o seis se marchaba en la primera jornada por la presión a la que se les sometía siendo críos...”.

Por último, el Comité de Árbitros de Salamanca quiere hacer dos acotaciones: “Queremos que el Carbajosa tome las medidas oportunas, y sabemos que lo hará porque la actitud del presidente fue extraordinaria. Desde aquí queremos felicitarle por evitar una desgracia”.