Borrar
Mariano Rajoy en un momento de la entrevista. ALMEIDA
«Me arrepiento de las primarias. Son un disparate y cada vez se van a utilizar menos»
Mariano Rajoy, ex presidente del Gobierno de España

«Me arrepiento de las primarias. Son un disparate y cada vez se van a utilizar menos»

El expresidente del Gobierno es un asiduo a las campañas electorales y a la gastronomía salmantina

Marian Vicente

Salamanca

Viernes, 19 de mayo 2023, 06:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Mucho más tranquilo y relajado que cuando acudía a Salamanca como candidato a La Moncloa. Reconoce que se nota más cansado porque después de la marcha de Casado, lo están «explotando» en las campañas. Rajoy bromea a lo gallego y no ha perdido ni el ingenio ni el buen humor. Su compañero de fatigas y amigo personal, el exministro de Cultura Íñigo Méndez de Vigo, asegura que durante su etapa en el Gobierno nunca lo vio perder los papeles o de mal humor. Claro está, se declara «marianista».

De todos los cargos que ha tenido: concejal, presidente de diputación, ministro, presidente del Gobierno, ¿cuál ha sido el más complicado?

Presidente del Gobierno. Es el más difícil, porque en los asuntos importantes, que son además los más complejos, tienes que tomar la última decisión, aunque oigas a muchos. Gobernar es muy difícil y quien diga lo contrario, falta a la verdad.

¿Y el más gratificante?

-Gratificantes son todos. Quizá la administración local tenga una ventaja sobre la autonómica y, desde luego, sobre la nacional, y es que puedes resolver de manera inmediata muchos asuntos que a lo mejor no son muy importantes a nivel general, pero sí para la persona a la que le afecta.

¿Qué consejos le daría tras su amplísima experiencia en la vida pública a los candidatos a las alcaldías?

- No soy de consejos. No me considero capacitado, pero sí les diría una cosa: «Haz lo que tu conciencia te dicte, piensa las cosas y luego decide. No hagas como hacen algunos ahora, que primero deciden y luego piensan». Es un procedimiento que no funciona.

Llegó a la Presidencia del Gobierno y subió los impuestos a pesar de que había prometido bajarlos. ¿qué le recomienda a los futuros alcaldes del PP?

-Si pueden bajarlos, que los bajen. Nosotros llegamos al Gobierno en una situación límite y yo tuve que hacer dos cosas que ni por la imaginación se me había pasado que iba a hacer: subir los impuestos y lo hice prácticamente en el primer Consejo de Ministros, aunque luego los bajé tres años después, en 2015. Hice otra cosa verdaderamente notable, que es nacionalizar unas cuantas entidades financieras. A nadie se le hubiese ocurrido que un partido de derechas fuera a nacionalizar los bancos. Y lo hicimos porque la alternativa era la quiebra. Naturalmente, luego los privatizamos. Pero claro, en política la realidad manda. Y decía Ortega que la realidad ignorada siempre prepara su venganza, una frase que a mí me gusta usar.

¿De qué se arrepiente de los últimos días como presidente, tal vez de haberse fiado del PNV que había aprobado los presupuestos y pocos días después apoyó la moción de censura de Sánchez?

-Realmente lo que hizo el PNV no está en los usos y costumbres de una democracia. Pero no nos engañemos, la verdadera historia de la moción de censura no es esa, es otra. En 2016, después de que repitiéramos las elecciones porque nadie pudo formar gobierno, yo no tenía mayoría. Tenía los votos de mi partido, los de Ciudadanos con los que pacté y un voto de Coalición Canaria, eran 170 y la oposición tenía 180. Y la oposición ya entonces pudo haber dicho Rajoy no es presidente, el presidente es el del PSOE. Lo que pasa es que el PSOE de entonces no quiso hacer el gobierno Frankenstein, pero cuando cambió el secretario general, Sánchez sí quiso hacer el gobierno Frankenstein y utilizó los 180 y prefirió gobernar con Bildu, con ERC, con Junts y con Podemos. Ahí está el origen de todos los males que existen hoy en día en España.

¿Se arrepiente de haber incluido en los estatutos del PP las primarias para elegir a su sucesor al frente del PP?

-Absolutamente. Creo que son un disparate y cada vez se van a utilizar menos en España. La elección de Alberto Núñez Feijóo fue por aclamación. Yo no estaba muy de acuerdo con las primarias, pero era un momento en el que había una fiebre a favor y no quise ser un obstáculo.

¿A qué candidato hubiera elegido usted?

-Cuando dije que me iba, también afirmé que iba a ser neutral y eso es para los siglos de los siglos. Pero tampoco es tan difícil averiguarlo.

¿Soraya Sáenz de Santamaría?

-(Silencio).

Usted ha sido ministro del Interior en los años duros de ETA, ¿qué le parece la inclusión en las listas de Bildu de 44 terroristas, algunos con delitos de sangre?

-Me parece un disparate, como a cualquier persona sensata y normal y con unos mínimos criterios sobre lo que debe ser la moral que impere en una sociedad.

¿Quién ha agradecido más su retirada de la política, sus hijos, su mujer o la oposición?

-Creo que mi mujer.

¿Le gustaría que le ficharan como comentarista deportivo?

-En algún momento lo fui, pero vivimos en un extraño país donde algunos tienen bula y otros por el mero hecho de comentar partidos de fútbol o etapas de ciclismo, se acuerdan de nuestra madre. La verdad es que me lo pasé muy bien y no me importaría volver a hacerlo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios