23 mayo 2022
  • Hola

La receta del siglo XIX vigente en el XXI

Las obleas Pan de Ángel de Fabián Martín son un clásico en el que la tecnología actual ayuda a hornear un producto que no lleva ni conservantes ni colorantes, tal como era en su origen

28 nov 2019 / 18:02 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Las recetas de siempre para lograr el éxito en la mesa, en el caso de las obleas Pan de Ángel, son algo más que un concepto porque van de la mano unidas con el nombre de la familia que lleva haciéndolas muchas generaciones. Respeto a la receta, a la tradición y a los sabores, son los tres vértices sobre los que la familia de Fabián Martín, que elabora estas obleas desde hace más de 160 años, sigue trabajando para llevar a todos los consumidores el producto horneado tal como se hacía en el siglo XIX, aunque apoyado ahora por avances tecnológicos como potentes hornos que permiten elaborar hasta 10.000 obleas por hora en una fábrica moderna y funcional. En ella se trabaja para que la presentación del producto, en formatos de una o dos docenas, pueda llegar a todos los rincones del país como representación de la tradición gastronómica de Salamanca.

No han variado en su composición. Sencilla y eficiente al 100%. En ella se unen como ingredientes: huevos, harina y azúcar, que dan como resultado un producto natural y duradero en el que paladares de todas las edades coinciden a la hora de valorarlo como excepcional. Ni conservantes, ni colorantes están presentes en este producto, que además cuenta con unos elevados parámetros de calidad, ya que la empresa ha incorporado además unos estrictos controles para garantizar un producto siempre fresco y de primer nivel.

El consumo de esta delicia, que es muy versátil, puede hacerse disfrutando desde el primer bocado al abrir la bolsa y comer las obleas en cualquier momento, puesto que por sí solas son un manjar. También se puede optar por acompañarlas con miel, queso fresco, e incluso utilizarlas como base de recetas dulces de tartas que lograrán el aplauso de los más golosos al entrelazarlas chocolate, helado, etc.

Además, para aquellos que tengan paciencia a la hora de devorarlas, hay un detalle que las hace únicas, por la decoración que lucen con sendas orlas en las que se enmarcan siluetas tradicionales y el nombre de la familia artesana: Fabián Martín, un nombre inolvidable.

LOS DATOS

Pan de Ángel

C/ de las Escuelas 8., 37216 Cipérez (Salamanca)

923 518 079

www.pandeangel.com

info@pandeangel.com